Policía rescató a funcionario del Consejo de la Judi…
150 empresas están en vilo por el Cotopaxi
El Ecuador necesitará más de USD 7 577 millones para…
El covid-19 y el aumento de casos de influenza oblig…
Los 14 jueces anticorrupción fueron posesionados por…
Pico y placa en Quito: Restricciones para este viern…
Cristina Fernández da positivo a covid; reunión de G…
Pedro Castillo ratifica ante embajador mexicano la s…

X-1 probó la inventiva de McLaren

Este excepcional deportivo, hecho por pedido de un cliente de la firma, se basa en otros autos y objetos.

Este excepcional deportivo, hecho por pedido de un cliente de la firma, se basa en otros autos y objetos.

El recientemente celebrado Concours d’Elegance de Pebble Beach fue el lugar elegido por la división de operaciones especiales de McLaren para presentar su más reciente creación: el X-1.

Se trata de un vehículo creado bajo pedido para un cliente muy especial de la firma, propietario de un McLaren F1, de un McLaren Mercedes Benz SLR y de un McLaren 12C. Con el fin de tener un auto único, este excéntrico personaje se puso en contacto con Ron Dennis hace tres años y le solicitó que su empresa creara para él un vehículo que reflejara su personalidad, con una elegancia atemporal.

Una vez que Dennis aceptó, los diseñadores se dieron a la tarea de identificar las expectativas del cliente. Durante el proceso creativo se inspiraron en vehículos como un Facel Vega de 1961, un Chrysler D’Elegance Ghia de 1953, un Buick Electra de 1959, Mercedes 540K de 1939 y un Citroën SM de 1971.

Sin embargo, el X-1 no solo toma elementos estéticos de otros autos sino también de objetos tan diversos como un reloj Jaeger LeCoultre Art Deco, un remolque Airstream, la pluma Montblanc de Thomas Mann, la textura de un piano de cola y hasta una foto en blanco y negro de Audrey Hepburn.

Con todo esto se diseñó un primer prototipo de escala 1:3 y posteriormente otro de tamaño real, con el fin de que el cliente aprobara los avances.

La construcción del ejemplar definitivo tardó 18 meses y, como su propietario lo deseó, el resultado final es un vehículo que a simple vista no da pistas de la época en la que fue creado. A ello contribuye el estilo clásico de las ruedas traseras tapadas, en combinación con la moderna deportividad de la parte frontal.

Para garantizar su funcionalidad, este auto excepcional fue sometido a 625 kilómetros de pruebas en circuito.

Fuente: motorpasion.com