Ecuador mantiene un bajo nivel de dominio del idioma inglés
Temporada de ofertas arranca con más horas de compras
Víctor Figueroa, a sus 38 años, es un ejemplo para l…
Esta es la agenda de Fiestas de Quito para el 27 de …
Paula Fulton: ‘El teatro nace con el otro, con el grupo’
82% de reos no asisten a programas educativos
Seis municipios destinarán recursos contra el crimen
El acceso al bono de orfandad es un viacrucis

Rally en honor a una buena obra

La exhibición de autos clásicos se la hizo en la Plaza de Toros de Quito, donde participaron más de 110 vehículos de diferentes marcas.

La exhibición de autos clásicos se la hizo en la Plaza de Toros de Quito, donde participaron más de 110 vehículos de diferentes marcas.

El fin de semana anterior se realizó la sexta edición de la Ruta Quiteña de la Solidaridad, la cual se organiza todos los años. Esta se desarrolló en conjunto entre el Club Rotario Quito Valle Interoceánico y el Club de Autos Clásicos Crqvi y Antiguos del Ecuador Clasec.

El propósito del encuentro fue recaudar fondos para apoyar la obra social del Crqvi. El club Clasec fue el encargado de reunir los autos y organizar la exhibición y el rally de regularidad. Mientras que el Crqvi estuvo a cargo de conseguir los auspicios para cada auto y así se trabajó para ayudar a grupos vulnerables de la sociedad.

Este año se reunieron 110 autos clásicos para la exhibición en la Plaza de Toros Quito y 64 corrieron el rally. A este último van todos los vehículos, desde los mas antiguos, a los mas nuevos (máximo hasta el año 1980) y de todos los tamaños.

Varias marcas y modelos de autos estuvieron presentes, aunque algunos ya han desaparecido del mercado. Este año de los 110 autos solo nueve eran repetidos, por lo que hubo una diversidad de bólidos que el público disfrutó.

La exhibición de autos clásicos

Para el rally , la ruta escogida fue la población de Nono. Se eligió este circuito, ya que el Crqvi ha desarrollado una importante labor para el desarrollo de este pueblo en educación, sanidad, comunicación y más aspectos relacionados con el mejoramiento de la calidad de vida de la población.

El rally no es una carrera de velocidad, sino de regularidad en la que el piloto debe recorrer una distancia dada por los organizadores a un promedio de velocidad específico. En este caso se recorrió la ruta alrededor de 38,6 km/hora. La caravana se dividió en dos categorías con una pequeña diferencia de velocidad, para identificar los autos más lentos de los más rápidos, sin importar el año.

Los ganadores en la categoría alta fueron Fernando Leguisamo en el bólido Triumph TR6 y Santiago Benítez en Bel Air 1955. En la categoría baja logró el primer puesto William Minango en un Camaro Z28 y en segundo puesto Robert Delgado en VW Kombi 1974.

Suplementos digitales