24 de July de 2012 07:10

El príncipe Alberto pone a subasta parte de su colección de autos de lujo

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La casa ArtCurial de Mónaco pondrá a subasta el próximo jueves 38 coches de lujo, entre ellos modelos Porsche, Panhard, Maxwell y Bentley, de la colección personal del príncipe Alberto II, que con el resultado de la venta quiere renovar su prestigiosa colección.

Su padre, el príncipe Raniero, que también fue un apasionado de los automóviles, aparece en la portada del catálogo de ventas inspeccionando su colección.

En el preámbulo su hijo recuerda que la pasión familiar por el mundo del automóvil es mucho más antigua y que su abuelo, el príncipe Pedro, ya participó en el Gran Premio de Mónaco en 1929 al volante de un Torpedo.

“Aprecio particularmente esta colección y quiero ampliarla con la adquisición de nuevos modelos” explica el soberano para justificar la venta.

“Como todas las colecciones tiene que evolucionar”, asegura por su parte el responsable de la colección, Philippe Renzini.

Mónaco adquirió recientemente un Alpine Sunbeam azul metalizado de 1954, idéntico al que conducía la princesa Grace en la película de Alfred Hitchcock “To catch a thief” (1955).

La venta de parte de la colección también se explica porque dentro de tres o cuatro años el museo que la alberga cambiará de lugar y perderá casi la mitad de su superficie actual.

A partir de este martes y hasta el jueves los aficionados pueden admirar los 38 modeles a la venta, del total de 142 que tiene la colección.

Se trata de una subasta “excepcional”, según la casa Artcurial, que ya organizó otras ventas para la casa real de Mónaco, y espera que el “origen prestigioso” de la colección sea un valor añadido a la calidad de los automóviles.

A pocas horas de la venta muchos coleccionistas ya se acercaron a examinar de cerca los coches, entre ellos ciudadanos monegascos interesados por la historia del principado pero también estadounidenses, británicos, alemanes o rusos.

El coche más antiguo que se pondrá a la venta es un Berliet C2 Double Phaéton, construido en Lyon en 1907 y que se podría adjudicar por un precio de entre 20.000 y 30.000 euros.

Según el catálogo, su motor permite “ lanzarse con toda tranquilidad a dar un paseo dominical o participar en un rally de coches de colección ” .

Pero las estrellas de la venta serán sin duda un Bentley S1 Berline gris de de 1956, un Mercedes Benz 500 de 1983, que fue el coche personal de Raniero, y un Panhard X19 de 1913.

Con una silueta más deportiva que los Rolls, su panel de instrumentos de madera y sus tabletas plegables, el Bentley S1 Berline fue en su época uno de los automóviles más caros del mundo, usado por reyes y dignatarios, y tiene un valor estimado de entre 25 000 y 30 000 euros.

El mismo precio que el Panhard 1913, que conserva todos sus elementos originales, incluso su cuero desgastado.

Para los coleccionistas con menos presupuesto, ArtCurial propone un Fiat 500 blanco de dos puertas de 1971 por un precio estimado entre 6.000 y 10.000 euros, un modelo urbano que fue un éxito de ventas durante quince años.

También se pondrán a subasta cuatro vehículos militares estadounidenses (Dodge y GMC) de la Segunda Guerra Mundial.

Philippe Renzini, responsable de la colección, recuerda que los coches que forman parte de la historia más íntima de la familia no se ponen a la venta, como el Floride verde borneo de la princesa Grace, que Renault le regaló en 1959.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)