Cierran vía de Daule, ciudadanos reclaman seguridad…
1 500 personas agendaron la Revisión Técnica en Quit…
Juego viral causa alerta por consumo de medicamento …
Impuesto de Salida de Divisas bajó desde este 1 de f…
154 cámaras de seguridad vigilarán en Quito la jorna…
Revisión técnica vehicular es posible en cualquier c…
Cantidad de presos sin sentencia aún presionan las cárceles
Nube de ceniza del Cotopaxi alcanza los 1 500 metros

Balanceo, un trabajo a la medida

Deformidades en el neumático pueden ocasionar problemas en las ruedas. Foto: Archivo Carburando

Deformidades en el neumático pueden ocasionar problemas en las ruedas. Foto: Archivo Carburando

Deformidades en el neumático pueden ocasionar problemas en las ruedas. Foto: Archivo Carburando

La conducción en circunstancias óptimas debe ser agradable, confortable y segura en todo momento. Los pasajeros y el conductor deben disfrutar de recorridos estables y sin vibraciones, pero cuando esto no ocurre hay que estar atentos a posibles problemas.

Según señalan los expertos, uno de los contratiempos más recurrentes en los vehículos es el balanceo defectuoso en las ruedas. Esto se puede originar debido a las irregularidades existentes en el suelo o por golpes en los aros que los deforman.

Este tipo de inconvenientes se puede identificar cuando se producen vibraciones en el volante a más de 90 km/h. No obstante, la solución es muy sencilla. Se debe llevar el automotor a un centro especializado en balanceo y dejarlo en manos de los expertos.

Para corregir estas anomalías se debe sacar la rueda de su lugar y colocarla en una máquina balanceadora que determina el lugar exacto en el que se debe colocar una pesa. De esta forma se logra un equilibrio perfecto en la llanta que permite un recorrido estable y sin vibraciones.

Al finalizar este procedimiento, se recomienda realizar una rotación de los neumáticos para evitar el desgaste desigual. En vehículos de tracción trasera se debe intercambiar los neumáticos delanteros y traseros en forma de cruz, mientras que en los automotores de tracción delantera se los debe pasar de adelante hacia atrás y viceversa manteniéndolos en el mismo lado. Así se logra un desplazamiento uniforme y estable.