Berlín plantea acabar con test gratuitos de covid cu…
No respetar el certificado de vacunación en Francia …
Al menos 6 muertos por fuertes lluvias en campamento…
Videos registran la fuerte explosión en zona química…
Presidente Guillermo Lasso viajará a Perú para la in…
El abandono de perros es común, pero difícil de sancionar
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 27 de julio del 2021
Testimonio: ‘Hay que tenerle respeto al páramo, sino…

El objetivo del boxeador Julio Castillo es retomar su estado físico

El boxeador ecuatoriano Julio Castillo con el premio a los valores deportivos de Panam Sports, el 13 de diciembre del 2019. Foto de la cuenta Twitter @DeporteEc

El boxeador ecuatoriano Julio Castillo con el premio a los valores deportivos de Panam Sports, el 13 de diciembre del 2019. Foto de la cuenta Twitter @DeporteEc

El boxeador ecuatoriano Julio Castillo con el premio a los valores deportivos de Panam Sports, el 13 de diciembre del 2019. Foto de la cuenta Twitter @DeporteEc

Julio César Castillo reanudó su trabajo físico hace dos semanas, con trotes cerca de su departamento. El vicecampeón mundial de boxeo en la categoría de 91 kilos reside en Cuenca, desde el año pasado, junto con su esposa Génesis Vallejo.

Castillo dejó el confinamiento de manera parcial y se acogió al plan de reactivación para el Alto Rendimiento que dispuso la Secretaría del Deporte, desde el pasado 18 de mayo. Lo hace aplicando todas las medidas de bioseguridad establecidas por el COE nacional.

Su reto es clasificarse a los Juegos Olímpicos del 2021 en Japón. Pero, por ahora, su propósito es recuperarse físicamente. Son más de dos meses y medio de encierro. La parte técnica sigue haciéndola en casa, sin el apoyo de otro compañero. Aún no sabe cuándo volverá al gimnasio, para entrenarse en la Federación Deportiva del Azuay.

“He perdido mi forma física, pero lo que más me preocupa es la parte técnica: ritmo de los golpes con izquierda y derecha, distancia del combate, falta de movilidad en un cuadrilátero”, comentó.

Él sigue los planes de preparación del técnico cubano Cirilo López, quien trabaja en Napo. Castillo se formó allí y por eso su cercanía con el estratega. Ahora, en Cuenca, tiene el apoyo del equipo multidisciplinario del Centro de Entrenamiento de Alto Rendimiento, en donde están Marco Chango (médico), Guido Sigüenza (fisioterapista), Marco Cuenca (acondicionamiento físico) y Elizabeth Ávila (nutricionista).

Ellos, siguiendo las normas sanitarias, acompañan al pugilista cuando le corresponde realizar las evaluaciones. Él se entrena por las mañanas. Sus trotes, carreras continuas y de velocidad las realiza en la calle o en los espacios verdes del sector de Totoracocha, al noreste de la capital azuaya.

El 21 de septiembre del 2019, Castillo alcanzó la medalla de plata en el Mundial de Boxeo que se realizó en Rusia. Gracias a ese éxito, la Secretaría del Deporte lo ascendió este año a la máxima categoría del Plan de Alto Rendimiento, que es Tokio 2020. Es decir, su incentivo económico mensual es de USD 2 758. Sin embargo, dice, “no recibo las asignaciones desde marzo pasado”.

El vicecampeón mundial confía en retornar pronto al cuadrilátero. “Hago lo que es factible en la parte física y técnica”. Está consciente que no es lo mismo entrenarse solo.