11 de marzo de 2020 00:00

Antonio Ferrera levanta vuelo en Olivenza para un prometedor 2020

El quite primoroso de Antonio Ferrera, al rescate de viejas tauromaquias con la capa.

El quite primoroso de Antonio Ferrera, al rescate de viejas tauromaquias con la capa.

valore
Descrición
Indignado 7
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Gonzalo Ruiz Álvarez

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

El fin de semana taurino fue prolífico en la temporada española que calienta motores a la eventual espera de decisiones de fuerza mayor por la incidencia de coronavirus.

Olivenza, en Extremadura, se ha consolidado ya como una de las grandes y primeras ferias de España.

A pesar de tener un pequeño aforo, los carteles son extraordinarios, las ganaderías de las apetecidas por las figuras, que a la vez acuden gustosos a esta primera gran cita del año.

Como anunciando una vez más ese vuelo sostenido que promete su temporada, Antonio Ferrera que ha levantado - como Ave Fénix - en dos ocasiones, una por una fuerte lesión ósea y otra, una jugada del laberinto de la mente humana-, vuelve a golpear la mesa.

La temporada americana de Ferrera fue esplendorosa. La remató en Bogotá entre el clamor popular y con cornada.

Antes, la Plaza México fue el monumental escenario de un toreo de personalidad única, que ha llegado al rescate de viejas tauromaquias y de esas esencias puras del toreo que conjunta arte, torería, sabiduría y sentimiento hondo.

Cuatro grandes tardes en la México, donde terminó patentando para sí la estocada al paso y abriendo tres veces esa preciada puerta grande, amén de un triunfazo en los estados.

El sábado, con un cartelazo compuesto además por Enrique Ponce y El Juli, Ferrera anunció que trae nuevos bríos.

Ponce se llevó una oreja, ‘El Juli’, fue ovacionado y Ferrera indultó a un gran toro al decir de las crónicas. ‘Atajante’, N° 134, con 482 kilos, de Garcigrande, se fue al campo. Dos orejas y rabo simbólico y otra oreja más a su segundo que mató del modo descrito antes.

El domingo, una excelente corrida de Victoriano del Río propició otro gran triunfo, Emilio de Justo cortó tres orejas y Ginés Marín, cinco apéndices en un mano a mano.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)