Líder estudiantil lleva 33 años en la universidad si…
Nicolás Maduro tramitará su visa para concierto de s…
Enorme roca provoca cierre total de la vía Alóag- Sa…
Jorge Glas fue trasladado a la cárcel 4 ‘por r…
Corviche: la nueva golosina de los quiteños tiene sus huecas
Ballenita, destino para el descanso y la desconexión…
Hasta las arterias
Glas ahora va por otra medida sustitutiva

Alaphilippe recupera el amarillo en etapa ganada por un épico De Gendt

Thomas De Gendt festeja al final de la octava etapa del Tour de Francia el 13 de julio del 2019. Foto: AFP

Thomas De Gendt festeja al final de la octava etapa del Tour de Francia el 13 de julio del 2019. Foto: AFP

Thomas De Gendt festeja al final de la octava etapa del Tour de Francia el 13 de julio del 2019. Foto: AFP

¡Espectacular! El francés Julian Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step) recuperó el maillot amarillo del Tour de Francia, este sábado 13 de julio del 2019 en Saint-Etienne, al término de una vibrante octava etapa ganada por el belga Thomas De Gendt (Lotto Soudal), héroe de una larga escapada.

Alaphilippe atacó durante la ascensión de la última cota, a 13 kilómetros de meta, y fue seguido por su compatriota Thibaut Pinot (Groupama-FDJ) . Los dos franceses cruzaron la meta a solo 6 segundos del vencedor del día.

El movimiento de Pinot tuvo premio, sacó 20 segundos a todos sus rivales en la clasificación general y se colocó tercero en la general, primero de los aspirantes a la victoria final, con 19 segundos de ventaja sobre el galés Geraint Thomas (Ineos) , defensor del título.

“Esperé este momento todo el día porque tenía buenas piernas, lo notaba”, celebró Pinot. “Estoy en muy buena forma, pero quedan todavía dos semanas”, añadió.

El propio Thomas dio el susto de la jornada al irse al suelo a falta de 15 kilómetros para el final. El galés tuvo que emplearse a fondo para reincorporarse al grupo de favoritos en la última subida, antes del ataque de Alaphilippe. Finalmente pudo cruzar la meta junto a su compañero colombiano Egan Bernal y con el resto de favoritos, entre ellos el también colombiano Nairo Quintana.

“Voy bien pero es frustrante, porque el accidente se produjo en un momento clave de la carrera”, lamentó Geraint Thomas. “Es molesto y frustrante pero, por otro lado, volver como lo he hecho demuestra que las piernas está bien”, valoró.

Pinot sigue sacando tiempo, pero ha sido en general para todos. Seguramente Alaphilippe y él conocían bien la zona, es probable que desde jóvenes hayan corrido por aquí y supiesen mejor cómo era el tramo final”, estimó por su parte Quintana.

“Fue un final magnífico”, dijo Alaphilippe, que había perdido el maillot amarillo el jueves en favor del italiano Giulio Ciccone, en la cumbre de La Planche des Belles Filles. “No tenía nada que perder, había que probar el todo por el todo”.

Monumental De Gendt
“Fue bonito escaparme junto a Thibaut”, añadió el número uno del ránking de la UCI. “El público ha apreciado ver un buen entendimiento entre corredores franceses aunque estemos en equipos diferentes. No pensé en ganar, solo pensé en tomar tiempo”, explicó el flamante líder.

De Gendt, de su lado, puso el broche de oro a una monumental escapada de 200 kilómetros. Fugado con el italiano Alessandro De Marchi, el holandés Niki Terpstra y el estadounidense Ben King, que acabaron cediendo, el belga firmó una actuación del más alto nivel en esta exigente y accidentada etapa, con hasta siete puertos (cinco de 2ª categoría, dos de 3ª) .

El cuarteto llegó a disponer de cinco minutos de ventaja sobre el pelotón, que guiado por dos equipos (Sunweb, Bora) comenzó a reducir la brecha.

De Gendt y De Marchi descolgaron a sus compañeros de fuga a 70 kilómetros de Saint-Etienne, y el belga sería el último en pie cuando quedaban 14 kilómetros.

En esta última subida cedió el italiano Vincenzo Nibali. El ganador del Tour-2014, segundo en el Giro de Italia de este año, perdió prácticamente cualquier opción de pelear por la general.

La de este sábado es la segunda victoria en el Tour para De Gendt a sus 32 años, tres ediciones después de ganar la etapa en el Mont Ventoux, famosa porque el británico Chris Froome subió unos metros corriendo mientras esperaba que le dieran una nueva bicicleta tras un incidente.

“Coloco esta victoria encima de la del Ventoux. Representa 200 kilómetros delante para llegar con solo 6 segundos de ventaja”, valoró De Gendt, un habitual en las fugas, que ha levantado los brazos en las tres grandes vueltas.

El domingo, día nacional de Francia, la 9ª etapa atraviesa el Macizo Central, un recorrido de media montaña de 170,5 kilómetros entre Saint-Etienne y Brioude.

La etapa cuenta con una subida exigente a los 36 kilómetros pero con un final bastante menos difícil para concluir en la localidad del ciclista galo Romain Bardet.

Alaphilippe partirá con una ventaja de 23 segundos sobre Ciccone y 53 sobre Pinot.