Baja vacunación en Alemania por factores culturales …
La liberación de Jorge Glas se define en un proceso legal
La vida nocturna se activa en La Ronda y La Mariscal
Contribuyentes con deudas pueden solicitar mediación
Quito busca apoyo de Lasso, su vecino de Carondelet
Delta, la causa de más casos de covid-19 en Ecuador
Independiente revolucionó el fútbol del Ecuador
Los éxitos deportivos se cimentan en una formación integral

Una puerta grande y honda para Javier Cortés

Javier Cortés salió a hombros por la puerta grande de la plaza de Riobamba. Foto: Andrea Acosta para EL COMERCIO

Javier Cortés salió a hombros por la puerta grande de la plaza de Riobamba. Foto: Andrea Acosta para EL COMERCIO

Doblón artístico de Javier Cortés con el primero de su lote, el sábado en Riobamba. Foto: Andrea Acosta para EL COMERCIO

El toreo serio y de hondura de Javier Cortés brilló con los argumentos de la tauromaquia pura y franca en la Plaza Raúl Dávalos, de Riobamba, y su actuación le valió dos orejas caras que le abrieron el cerrojo de la puerta grande.

Era la única corrida del abono y empezaba minutos después de la hora anunciada, con menos de media plaza en los tendidos y una tarde fría que amenazaba lluvia.

Se lidiaron reses de Campo Bravo y de El Pinar (ganaderías fraternas de idéntica procedencia), de muy dispar presencia y juego. Destacó nítidamente la transmisión y virtudes del cuarto y la alegría en los primeros tercios y mediada la faena de muleta del corrido en sexto lugar. Todos acudieron con buen son a las cabalgaduras y se emplearon en el tercio de la fuerza.

Rafael Rubio, ‘Rafaelillo’, palmas y oreja; Javier Cortés, oreja y oreja; y Julio Ricaurte, palmas y ovación final.

Animoso salió ‘Rafaelillo’ con el capote a saludar al primero con seis verónicas cocidas a chicuelinas y con el mismo lance de Chicuelo llevó el toro al caballo. Buen puyazo de Granizo. Faena desarrollada principalmente por el pitón derecho, donde el viento molestó, y con algún pasaje del toro humillando y una tanda de naturales ayudados.

Al volver el diestro la pañosa a la mano derecha, la res se defendió. Estocada trasera y tendida, aviso y aplausos.

El rubio torero de Murcia salió entregado a saludar al cuarto, de buen juego y nobleza, con dos faroles de rodillas y verónicas, también con ambas rodillas en tierra, para rematar con igual lance de pie y una revolera. Tras picar Hernán Tapia de buena forma al toro en tablas al relance de un capote, el torero hispano brindó a Cayetana García Barona, viuda del torero vasco Iván Fandiño.

Javier Cortés salió a hombros por la puerta grande de la plaza de Riobamba. Foto: Andrea Acosta para EL COMERCIO

‘Rafaelillo’ se prodigó en una faena variada, plagada de adornos y de total entrega y conexión con el público, pero sin consistencia, donde destacó en un buen pase natural de rodillas y una tanda con la mano derecha aprovechando la buena embestida del toro. Estocada entera y fuerte petición de oreja, y hasta de la segunda, una vez que el palco accedió a primer trofeo. Vuelta emotiva devolviendo prendas.

El saludo capotero de Javier Cortés a la verónica y el recorte de remate fue lo más florido de la tarde. Tras el buen puyazo de Braulio Almeida vino el quite por apretadas chicuelinas y una faena de empaque, sobriedad, torería plena, donde el torero se dobló de inicio para centrar al toro en los vuelos de la muleta y conseguir dos toreras series de derechazos, estupenda primera tanda de naturales y aguante a fondo en una segunda. Con la derecha nuevo ensayo ante un toro que perdió su empuje inicial. Estocada entera con derrame que derribó al toro sin puntilla y una oreja conquistada con clase y torería.

Firmeza y cadencia caracterizaron el recibo de capa de quietud del torero de Getafe en una serie de verónicas de su sello personal. Buen puyazo de Israel Almeida y el empaque y la sobriedad fueron la marca del inicio por alto, con muletazos de frente, de una excelente faena de templados derechazos en dos series. Ya con la izquierda el toro no terminaba de romper en el final del muletazo y todo concluyó con una gran estocada desprendida y oreja más que merecida.

El primer toro del lote del torero ecuatoriano Julio Ricaurte, de El Pinar, se partió el pitón al humillar y la autoridad ordenó su devolución. Se lidió un toro de Campo Bravo de buen pitón derecho con el que el torero navegó entre muchas dudas con algún muletazo suelto estimable. Dos pinchazos, unas estocada entera y palmas.

El torero riobambeño salió animoso y entregado con el sexto, su última carta de triunfo, que hizo una salida alegre y de extrema conexión con los tendidos. Dos largas cambiadas, verónicas de buen corte y apretado quite por gaoneras con compromiso. Buen puyazo de Remigio Romero. Arrancó la faena con algunos derechazos de mérito especialmente por el pitón derecho pero el toro se apagó y la labor terminó con un pinchazo, tres cuartos de estocada y un rosario de descabellos. El local fue avisado y recibió aplausos de una plaza lo apoyó. Ovación también al toro, en el arrastre.

Buena labor de todos los picadores y algunos pares destacados de Patatas, Congacha, Gabriel Caza y Carlos López.

Al finalizar la corrida Javier Cortés se fue a hombros.

Festival de aficionados

El sábado 20 de abril del 2019, al mediodía, antes de la corrida hubo un festival de aficionados prácticos. Salieron a hombros Juan Sebastián Roldán y Gonzalo Dueñas, que cortaron dos orejas cada uno. Una oreja se llevó el mexicano Patricio Pons y José Ponce dio una vuelta al redondel, igual que Matías Acosta. Destacaron un ejemplar de Santa Coloma y uno de Campo Bravo, que propiciaron el triunfo.

Suplementos digitales