La imagen muestra la fachada del renovado hotel Lutecia. El icónico e histórico hotel reabrirá sus puertas después de cuatro años de trabajos de renovación. Fotos: Christophe Archambault/ AFP

La imagen muestra la fachada del renovado hotel Lutecia. El icónico e histórico hotel reabrirá sus puertas después de cuatro años de trabajos de renovación. Fotos: Christophe Archambault/ AFP

Martes 10 de julio 2018

Renace el Lutecia, un hotel emblemático de París que sueña con ser un 'palace'

París. AFP (I)

El Lutecia, un hotel emblemático lleno de historia, volverá a abrir sus puertas el próximo jueves en París, después de cuatro años de reformas, que le permitirán lograr la distinción de 'palace', solo al alcance de los hoteles más lujosos, con cinco estrellas.

Construido en 1910, el hotel Lutecia destaca por su imponente fachada art déco.
Está situado en el barrio de Saint-Germain-des-Près, en la orilla izquierda del Sena, la zona predilecta antaño de estudiantes e intelectuales, en la que no abundan los hoteles de lujo.

El Lutecia se encuentra ante el famoso Bon Marché, al que debe su existencia puesto que fue Marguerite Bouchart, la propietaria de este primer gran local comercial de la capital francesa, quien decidió construir un hotel para alojar a los clientes y los proveedores del resto de Francia.

Los ambiciosos trabajos de renovación, que tuvieron un coste de 200 millones de euros, sirvieron para resaltar la belleza arquitectónica de esta joya de la Belle Époque parisina.

En esta imagen se observa el comedor del recientemente renovado hotel Lutecia.

En esta imagen se observa el comedor del recientemente renovado hotel Lutecia.

"Recuperamos y restauramos” los frescos, los mosaicos, los vitrales, para “sublimar todos los elementos históricos, al mismo tiempo que creamos un hotel moderno”, explicó Jean-Luc Cousty, director general del establecimiento, cuyo nombre 'Lutecia' evoca la denominación de París durante el periodo de la Antigua Roma.

El hotel acogerá el 12 de julio sus primeros clientes, después de cuatro años cerrado por obras. Sus huéspedes disfrutrarán del encanto de los pasillos de madera oscura de eucalipto, la piscina de 17 metros de largo hundida en un claroscuro relajante, el brillo sutil de las decoraciones art déco y el mármol blanco omnipresente. La bañera de cada habitación fue construida en un bloque de mármol de 1,9 toneladas.

Aunque el restaurante del chef Gérald Passédat no abrirá sus puertas hasta septiembre, los clientes podrán comer en el bar Joséphine, cuyos muros están decorados con frescos de principios del siglo XX, recuperados después de 17 000 horas de trabajos de restauración.

Se trata del interior de una suite. Las ventanas permiten el contacto con la naturaleza.

Se trata del interior de una suite. Las ventanas permiten el contacto con la naturaleza.

Tras su renovación, el hotel, que dispone de cuatro estrellas, inició el proceso para obtener una quinta, y a continuación empezará los trámites para lograr la prestigiosa distinción de 'palace', que solo tienen 10 hoteles en París, entre ellos, el Bristol, el Peninsula y el Plaza Athénée.

Para el director del Lutecia, "este hotel se caracteriza por su localización", ya que los otros hoteles de lujo están en la orilla derecha del Sena, el río que divide en dos la capital francesa.

La historia del hotel, propiedad desde el 2010 del grupo israelí Alrov, también resulta un elemento distintivo. Agentes secretos nazis se hospedaron en ese durante la Segunda Guerra Mundial. "Pero en los años de la Liberación albergó a refugiados de los campos de concentración y también fue el lugar de encuentro de escritores", como Ernest Hemingway o Samuel Beckett, explica Cousty.

Según el director del hotel, el precio de las 184 habitaciones y suites del Lutecia será "más accesible"  que en otros hoteles de lujo parisinos, "con una tarifa media de 800 euros".

Esta imagen muestra vidrieras en una escalera de la entrada del recientemente renovado hotel.

Esta imagen muestra vidrieras en una escalera de la entrada del recientemente renovado hotel.

El Lutecia representa una oferta distinta, que no perjudicará los otros establecimientos de lujo, defiende Christian Mantei, director general de Atout Francia, la agencia de promoción del turismo francés en el extranjero.

El contexto en el que este establecimiento vuelve a abrir sus puertas resulta propicio para el turismo internacional, después de que el turismo en París se haya recuperado de la caída sufrida por los atentados del  2015.

Una recuperación que evoca el nombre original de la capital francesa y del hotel: Lutecia, cuyo emblema representa un barco asediado por las olas, pero que no naufraga.