La intervención de la casona donde funciona La Guarida duró siete meses. Está en Cuenca. Fotos: Xavier Caivinagua para EL COMERCIO

La intervención de la casona donde funciona La Guarida duró siete meses. Está en Cuenca. Fotos: Xavier Caivinagua para EL COMERCIO

Jueves 31 de octubre 2019

El reciclaje fue importante en la restauración

Giovanni Astudillo. Editor
(F-Contenido Intercultural)

El reciclaje de materiales fue una de las premisas que se aplicaron en la recuperación del inmueble patrimonial donde funciona, en la actualidad, La Guarida. Está ubicado en el barrio Convención del 45, en el centro de Cuenca.

En la intervención, que duró siete meses, se emplearon elementos y materiales de la arquitectura local, como el ladrillo, madera, adobe y bahareque. “No se trató de ocultar la restauración sino de desnudar la estructura y dejar vestigios de su riqueza constructiva”, dice Pamela Cedillo, de Arquitectos Asociados Código Platino. Esta arquitecta y su colega Fernando Vélez estuvieron a cargo del proyecto.

Su propuesta fue versátil y “camaleónica”. Es decir, se adapta a la personalidad del propietario, Andrés Zambrano. Él quiso que la casa, que tiene cerca de 150 años, brinde algunas alternativas de funcionamiento. Es decir, la planta baja para un negocio, en la segunda un departamento y en el tercer nivel una buhardilla.

La madera es uno de los materiales naturales protagonistas en la recuperación de la casa de La Guarida.

La madera es uno de los materiales naturales protagonistas en la recuperación de la casa de La Guarida.

La planta baja, tanto en los muros como en los pilares de madera, estaba en buenas condiciones. En cambio, la parte superior (segundo y tercer pisos) estaba deteriorada y se derribaron paredes que estaban en pésimas condiciones, pero se empleó la misma tierra y técnicas para construir nuevos muros de bahareque.

Solo las puertas de la crujía frontal y de un dormitorio de la segunda planta fueron conservadas. El resto se cambió, pero se diseñaron y elaboraron de acuerdo con el modelo original, cuenta Cedillo.

Como parte del reciclaje de los materiales se usó la tierra que salió de los muros para construir un horno de leña, que está en la cocina de La Guarida, que es una cafetería donde se realizan actividades culturales como teatro, proyección de películas, presentaciones artísticas, exposiciones y más. Funciona allí desde hace dos años.

El ladrillo es parte del estilo local.

El ladrillo es parte del estilo local.

Otra parte de la tierra que sobró se empleó para hacer pintura de tierra y ocuparla en los revestimientos. Las bases de la antigua grada se emplean ahora como una suerte de detalles similares a un pasamano. El primer escalón de madera se conserva como un testigo. Además, cuando cavaron para reforzar los cimientos encontraron un pequeño tramo de canal y ahora se usa en
un lavamanos.

La casona está ubicada en la Convención del 45.

La casona está ubicada en la Convención del 45.

En la intervención del tejado, en cambio, encontraron seis tejas mu grandes (70 centímetros de largo). Tres estaban rotas y tres se usan ahora como lámparas decorativas y están en un muro de La Guarida.