El Polideportivo de Villacelama, en León, España, tiene una cubierta de policarbonato. Foto: Plataforma Arquitectura

El Polideportivo de Villacelama, en León, España, tiene una cubierta de policarbonato. Fotos: Plataforma Arquitectura

Sábado 16 de febrero 2019

Policarbonato como recurso envolvente

Redacción Construir.  (I)

Por su ligereza, resistencia, líneas limpias y efectos de luz, el policarbonato está ahora en fachadas, cubiertas y espacios interiores de viviendas, centros culturales, cervecerías y polideportivos.

Está compuesto de paneles de microcelda, cuya tecnología reduce la necesidad de luz artificial y favorece la uniformidad en la difusión de la luz natural. Esas características, según el portal Plataforma Arquitectura, permiten fachadas energéticamente eficientes y sensación de amplitud.
Además de las cubiertas, estas planchas sonideales para separar ambientes. Vienen en diferente espesor y color.

El transparente, por ejemplo, transmite un 80% de luz y calor natural, mientras que el policarbonato de color bronce propaga un 42% de luz y también produce sombra.
El tono opal transmite un 35% de luz y actúa como difusor de la luz solar, iluminando los espacios; mientras que el gris metálico se caracteriza por rechazar el calor. Eso último se produce por la pigmentación metálica.

La Casa de la Música se encuentra en Oporto, Portugal. Fue construida en  el 2005.

La Casa de la Música se encuentra en Oporto, Portugal. Fue construida en
el 2005.

Entre las variaciones del policarbonato se destaca el compacto, que es hasta 200 veces más resistente que el vidrio. También es flexible, termoformable, antivandalismo y resistente a los impactos.

Este material, precisamente, se destaca en el proyecto Casa de la Música, en Oporto. Está en cerramiento de vanos y espacios interiores. El tratamiento del policarbonato permite total transparencia adquiriendo la apariencia del vidrio, alta flexibilidad y facilidad de curvado.

El School Center Lucie Aubrac, en Nanterre, Francia, tiene cubierta de policarbonato.

El School Center Lucie Aubrac, en Nanterre, Francia, tiene cubierta de policarbonato.

En el Centro Infantil UTS Blackfriars, en Chippendale, Australia, el policarbonato está en la fachada y se conjuga con materiales como el vidrio transparente, que se ilumina desde el exterior. El trabajo con ambos materiales evoca calidez y transparencia, según los promotores del proyecto.

El Centro de Mantenimiento de Camiones fue construido en La Gouesnière, Francia.

El Centro de Mantenimiento de Camiones fue construido en La Gouesnière, Francia.

Como recurso envolvente, los paneles de microcelda también están en el proyecto Galician Architects Central Office, en Vigo, un edificio que busca reflejar la condición cambiante de la sociedad y del ambiente. Para lograrlo, el equipo de expertos utilizó la eficiencia energética del policarbonato.

En invierno, la piel exterior es permeable a los rayos solares; y en invierno, los opaca como efecto celosía. El proyecto fue construido en Pontevedra, España, en el 2009.