Las mesas deben  contar con un área para cumplir también con actividades lúdicas.

Las mesas deben contar con un área para cumplir también con actividades lúdicas. Foto: Cortesía Pequeña Escala

Sábado 31 de agosto 2019

Los pequeños también tienen su mobiliario

Redacción Construir (I)

En la actualidad, el diseño y eficiencia de los muebles para niños va más allá de la parte estética. El mobiliario infantil es reconsiderado, en función de todos los usos que puede tener, con modelos que en ocasiones son concebidos con un alto valor pedagógico.

La arquitecta Verónica Espinosa y la diseñadora de interiores María José Acaiturri, de Pequeña Escala, indican que en el caso de niños pequeños se recomiendan mesa con sillas. El escritorio llegará a los 7 u 8 años, pues antes de esa edad se acompaña a los pequeños en el desarrollo de sus tareas.

Según las actividades que se desarrollen en ese espacio, el mobiliario puede ser una mesa regular o de luz, esta última es ideal cuando se está en un proceso de aprender a escribir y leer, además, la luz es atractiva por naturaleza, por lo que cualquier actividad se vuelve más divertida en este tipo de mesa.

Las expertas dicen que, dependiendo de la edad los niños requieren una mesa -cualquiera que seleccione- que sea de la talla específica y se ajuste a todas sus necesidades.

Un niño de 2 años no tiene las mismas necesidades de almacenaje que uno de 5, además, en una mesa de un niño pequeño (antes de los 2), los cajones no son opción porque el espacio entre piernas y brazos al estar sentado es mínimo.

Los organizadores son importantes para almacenar libros, cuadernos e incluso materiales.

Para los niños en edad preescolar se aconsejan mesas cuadradas y sillas con espaldar para mayor comodidad. Foto: Cortesía Pequeña Escala

En cambio, para un niño de 5 años los cajones son una excelente opción para guardar libros y hojas, además de repisas abiertas y ganchos para colgar baldes con materiales.

En Pequeña Escala indican que el orden es otro detalle importante, por eso hay que seleccionar una mesa que se pueda mantener limpia y con las cosas en un lugar específico.

Gabriela Pinoargote, de Petite Design, señala que para los niños más grandes el escritorio debe ser funcional, no es necesario que sea de dimensiones grandes, lo usual es de 1,50 metros de ancho x 0,90 metros de profundidad. La altura puede alcanzar los 75 centímetros. Es necesario contar con cajones y también un accesorio de pared para organizar los útiles escolares.

Los organizadores son importantes para almacenar libros, cuadernos e incluso materiales.

Los organizadores son importantes para almacenar libros, cuadernos e incluso materiales. Foto: Cortesía Cortesia Petite Design

En cuanto al modelo de las mesas, las representantes de Pequeña Escala sugieren que sean siempre cuadradas o rectangulares y sillas con espaldar ya que si los niños no se sienten cómodos probablemente no querrán pasar tiempo ahí.

Para la fabricación de los muebles, los expertos utilizan una tabla de tallas según edad y estatura, también se crean modelos a base de prueba y error, donde se sacan tallas intermedias, muy útiles en casos más específicos, por ejemplo.

En cuanto a materiales, Espinosa señala que se utilizan guayacán blanco y pino de base estructural, en la mayoría de los muebles. La idea es lograr un mueble de calidad y asequible.

¿Cómo elegir el mueble adecuado? Cada niño y cada casa son distintos, por eso las especialistas recomiendan buscar las cosas en las que los pequeños se destacan y adecuar el espacio para trabajar en esas áreas. Por ejemplo, si a un niño le encantan los legos, es ideal que en su mesa tenga un espacio para armarlos. Si es un explorador, la mesa de luz lo ayudará a ver todo mucho más interesante. Si le encanta pintar, una mesa con rollo de papel incluido es una buena alternativa para su trabajo.

Por otro lado, si no se cuenta con espacio específico de trabajo para los niños de preescolar, es aconsejable designar un área en el dormitorio, pues hasta en el más pequeño se puede incluir el espacio sin problema, siempre que sea un ambiente preparado con muebles a la altura y escala de los pequeños. Debe tener una ventana cerca y suficiente luz.

Se resalta que los niños, desde muy pequeños, necesitan estar en un espacio limpio, ordenado y hasta minimalista.

Hay que evitar el exceso de juguetes para lograr buenos hábitos, concentración y explotar cada elemento que se comparta con los niños.

Con una buena rutina que termine en tiempo compartido, dicen las expertas, no debería haber problema a la hora de trabajar, por eso el mobiliario, decoración, almacenaje, colores son claves en estos espacios dentro de la vivienda.