Las amenidades incluyen zonas de reunión frente al mar y con chimeneas naturales en medio. Fotos: www.admexico.mx

Las amenidades incluyen zonas de reunión frente al mar y con chimeneas naturales en medio. Fotos: www.admexico.mx

Sábado 29 de abril 2017

Un paraíso de piedra y teja junto al mar

Redacción Construir (I)
construir@elcomercio.com

La arquitectura sustentable, verde o sostenible también puede ser de la más alta gama, del mejor perfil.

El ejemplo más fehaciente de esta apropiación es Esperanza Resort, una manera brillante de mostrar la belleza tradicional de un modo fresco y moderno, según el portal Architectural Digest (AD).

Esperanza Resort está emplazado en los riscos de Punta Ballena, a 6 kilómetros de cabo San Lucas, donde el océano Pacífico se encuentra con el mar de Cortez, en territorio mexicano.

Esperanza cuenta con un pequeño hotel con 50 casitas decoradas, seis suites de lujo y 36 residencias privadas, de tres y cuatro habitaciones.

Los riscos de piedra y arenisca forman parte esencial del diseño, que fue ­renovado totalmente el 2015.

Los riscos de piedra y arenisca forman parte esencial del diseño, que fue ­renovado totalmente el 2015.

Sus amenidades incluyen restaurantes frente al mar con cocina gourmet, fitness center y estudio yoga, un spa, un Members Club Room, cuatro piscinas de borde al infinito con vista al mar y dos playas privadas.

Pero estas amenidades incluyen servicios de conserjería, compras antes de la llegada, servicio de restaurante en cada residencia, transportación al aeropuerto, servicio de camarera, fitness center, un bar y parrilla junto a las albercas y dos más dentro de otras dos piscinas.

El resort fue renovado en el 2015, bajo la dirección de la interiorista Mary Alice Palmer, explica el portal www.amuraworld.com.

Los espacios comunitarios de recreación (abajo) rescatan los materiales endémicos de el entorno natural.

Los espacios comunitarios de recreación rescatan los materiales endémicos de el entorno natural.

Palmer seleccionó los colores naturales de los acantilados y del océano para la nueva imagen del hotel. Así, los tonos arena se unen a la calidez de la madera y la palma para crear una atmósfera acogedora, enaltecida por muebles que representan la cultura mexicana.

Muchas de las piezas fueron talladas a mano por artesanos de México, exclusivamente para Esperanza. Por esa razón, el lugar está salpicado por doquier de joyas tradicionales, como lámparas de cerámica, almohadas ­bordadas a mano y objetos de decoración hechos con vidrio soplado. Un verdadero pa­raíso mexicano.

Como el resto de estancias, las alcobas son amplias, iluminadas y con fino  mobiliario.

Como el resto de estancias, las alcobas son amplias, iluminadas y con fino mobiliario.

Su arquitectura consiste en paredes de estucados claros, techos de teja y piedra en tonos terracota y café.

El mobiliario es hecho a mano, tiene obras de arte locales, piso de caliza, cocinas gourmet y espaciosos cuartos de baño. Las maderas utilizadas en sus estructuras, mamposterías, pérgolas y demás elementos son endémicas de la zona, lo que significa un aprovechamiento sustentable del recurso natural. Las piedras y calizas también son propias del entorno.

Otra novedad del Esperanza Resort es que usted puede ser dueño de un inmueble por ‘tiempo compartido’, es decir por unas cuantas semanas o meses al año.