Las líneas rectas priman en los diseños de los inodoros modernos, con tecnología incorporada para reducir el consumo de líquido vital. Foto: Cortesía Edesa

Las líneas rectas priman en los diseños de los inodoros modernos, con tecnología incorporada para reducir el consumo de líquido vital. Foto: Cortesía Edesa

Sábado 21 de septiembre 2019

Los nuevos diseños priorizan limpieza, estética y ahorro

Paola Gavilanes. Coordinadora (I)
pgavilanes@elcomercio.com

Las nuevas baterías sanitarias están diseñadas para ahorrar agua y dinero. Ahora, desde el inodoro más económico hasta el más costoso, poseen un sistema que reduce el consumo de líquido, manteniendo el cuidado y la higiene, vitales en esa área del cuarto de baño.

Estas tecnologías, dice Bertha Bustos, gerenta de Marketing de Edesa, aparecieron en el mundo a partir de 1994, y Ecuador está en la lista de países que se alinearon a la tendencia y que ahora producen sanitarios con diversas especificaciones para satisfacer las necesidades de los diferentes usuarios: adultos, niños, personas con discapacidad y de la tercera edad.

Un inodoro con descarga simple, por ejemplo, emplea entre 6 y 4,8 litros de agua en cada uso, 6 litros menos que hace 25 años.

De acuerdo con Bustos, en 1994 había sanitarios que empleaban hasta 20 litros en una sola descarga. “Con el inodoro de descarga simple hablamos de un ahorro de hasta el 60% de agua”, un porcentaje que debe reflejarse en la planilla.

La mayoría de sanitarios posee un sistema con doble descarga. Foto: Cortesía Edesa

La mayoría de sanitarios posee un sistema con doble descarga. Foto: Cortesía Edesa

En el mercado también hay inodoros con doble descarga: para líquidos (4,1 litros) y sólidos (6 litros). Estos sanitarios son ideales para viviendas, pues en casa hay la opción de educar a los miembros de la familia para el uso correcto. Para centros comerciales, en cambio, se recomiendan sanitarios con un solo nivel de descarga y temporizador para garantizar el confort e higiene, pues esos combinan estética, tecnología de lavado y sostenibilidad.

En el mercado ecuatoriano también hay un urinario con el que se ahorra el 100% de agua, ya que cuenta con una válvula automática que se abre para dar paso a los líquidos y que se cierra automáticamente.

El urinario solo requiere de agua para la limpieza, pues posee una válvula en el desagüe que evita que los residuos se queden en la pieza y además bloquea los malos olores.
También lo recomiendan para lugares concurridos.

Hay otros modelos, en cambio, que utilizan 4,8 litros de agua para sólidos y 3,5 litros para líquidos, ahorrando un 75% de líquido vital, en comparación con los inodoros tradicionales. Esas tecnologías, añaden los especialistas, también están incorporadas en los sanitarios diseñados para los más pequeños de la familia y que ahora lucen colores pasteles, para evocar un ambiente de relajación y tranquilidad.

En los inodoros, los colores neutros evocan la idea de higiene. Foto: Cortesía Edesa

En los inodoros, los colores neutros evocan la idea de higiene. Foto: Cortesía Edesa

Los sanitarios, independientemente del costo, llegan a las principales tiendas del país con diseños que se acoplan a todos los estilos de decoración: rústico, tradicional, moderno, minimalista y vintage. Estos últimos lucen colores pasteles, pero también vienen en colores vivos como el amarillo, rojo, azul y verde para crear espacios únicos, personalizados. La tecnología de estos inodoros se complementa con los sistemas para reducir el consumo de agua de las duchas y de las griferías.

En FV, por ejemplo, las griferías de cocina y lavamanos cuentan con restrictores, un dispositivo que controla el caudal de agua.

Con ese dispositivo, explican, se cumple con una norma internacional que dicta el uso de 8,3 litros de agua por minuto en la cocina y lavamanos. Lo mismo ocurre con las duchas modernas: con un restrictor se puede ahorrar hasta el 30% de agua.