ladrillo
  • Arquitectura que privilegia la naturalidad del material
    Rodeada por árboles de aguacates, acacias moradas y abundante bambú está el proyecto La 1/2 Agua. Allí habita la arquitecta María de los Ángeles Espinoza junto a su familia.
  • La casa de Fausto Banderas perdura como el buen vino
    Fausto Banderas, ícono de la arquitectura ecuatoriana, asegura que su casa es como un buen vino, que “con los años se vuelve mejor”. Y tiene razón. Después de 53 años, la vivienda que construyó mantiene su esencia arquitectónica.
  • Una vivienda que permanece intacta tras 40 años
    Hace 43 años, Juan Espinosa Páez comenzó su vida en familia, en la casa diseñada y construida por él. Sus hijos ya no viven ahí. Luego de cuatro décadas, el arquitecto la habita hasta hoy junto a su esposa.
  • Naturaleza y sencillez para vivir sin prisas
    Para Cristina Latorre y Manuel Pallares, vivir en una casa de campo es lo mejor que tienen. En ella pasan los momentos más entrañables con la familia y los amigos. Allí trabajan y, sobre todo, disfrutan cada día de un entorno bucólico, rodeados de armonía y paz.
  • Manabí mantiene el tradicional ladrillo artesanal
    La tarea de elaborar ladrillos artesanales en la provincia de Manabí empieza en las primeras horas de cada mañana, cuando el sol aún no llega a su máximo esplendor.
  • El agradable refugio de cangahua y ladrillo de Igor Muñoz
    La Cerámica es una calle estrecha y larga que nace en el centro de Tumbaco y se estira hacía el sur hasta morir abruptamente -en una cuesta de mil quinientos metros- en el corazón de cangahua del Ilaló, el monte tutelar que parece un inmenso pan verde que divide los valles de Tumbaco y Los Chillos.
  • Los manabitas todavía prefieren construir con el ladrillo artesanal
    En fachadas, interiores, pisos y paredes de casas unifamiliares, restaurantes y más inmuebles de Manabí es protagonista la mampostería y la decoración de ladrillo ecológico artesanal y caña guadúa. Este ladrillo sale de las manos de los artesanos de la zona rural de Montecristi.
  • El señor de los ladrillos del Carchi
    El ladrillo es una arcilla compacta de origen natural cocida al fuego. Antiguamente había ladrillos de tipo mambrón que se fabricaban en hornos artesanales a base de aserrín y a 700 grados centígrados. Pero ahora ya se elaboran con maquinaria especializada. En ese tema, Luis Pantoja es un experto. Desde cuando tenía 12 años se dedica a la labor de fabricar este material que es, aún, muy utilizado en Carchi. Su producción es de 2 000 ladrillos diarios. Un canchón de tierra que tiene una cubierta de zinc sostenida con palos de caña es su fábrica. Se ubica en la vía de regreso de Rumichaca, en Tulcán. Allí se almacenan los ladrillos que ya están listos para la venta y cuya manufactura requiere un proceso que no es complicado, pero sí metódico. Pantoja cuenta que la pasión por los ladrillos es una herencia. Sus papás también se dedicaban a la labor. “Este trabajo implica esfuerzo y dedicación”. Para la preparación se combinan la tierra negra, la arcilla y la arena. Luego se coloca la mezcl
  • Una protección para los ladrillos
    ¿Qué son los impermeabilizantes? ¿Qué funciones cumplen? ¿Cómo elegir qué tipo de producto se debe colocar sobre determinada superficie? ¿Qué tan complicada es su aplicación? Y, finalmente, ¿qué tan costosa es su inversión y mantenimiento?