La pintura se ve afectada por la humedad. Recuperarla requiere de un proceso sencillo. Fotos: Julio Estrella / EL COMERCIO

La pintura se ve afectada por la humedad. Recuperarla requiere de un proceso sencillo. Fotos: Julio Estrella / EL COMERCIO

Sábado 10 de agosto 2019

La humedad por capilaridad trepa por la pared

Daniela Cevallos. Redactora (I)

En la vivienda, las paredes también están expuestas a problemas de humedad que se dan por diversas causas.  La más común es la que sube por las paredes y se conoce como humedad ascendente o por capilaridad. Es frecuente en plantas bajas.

¿Por qué se da este problema? Según especialistas de Pintulac, hay que comprender cómo está formada una molécula de agua: tiene dos polos, uno positivo y otro negativo.

La humedad aparece cuando estas moléculas suben por los materiales de construcción desde el subsuelo. Aquello ocurre debido a que los polos negativos del agua se orientan hacia arriba por el efecto de la capilaridad. Mientras el agua sube transporta sustancias salinas que se evaporan y cristalizan aumentando de tamaño.

De esta manera el problema aparece en las paredes y provoca manchas, que la pintura se desprenda, e impregna todo el ambiente de aire húmedo.Entre las consecuencias de este tipo de humedad está el deterioro y la caída del revestimiento y pintura, que es uno de los más evidentes y por el cual se detecta el problema. Otro de los efectos es que puede debilitar los muros y cimientos del inmueble, además de generar daños en instalaciones eléctricas, así la vivienda se devalúa.

Además, la humedad tiene efectos negativos en la salud ya que podría desencadenar enfermedades respiratorias.

Para el arquitecto Christian Carrión, asesor técnico de Sika Ecuatoriana SA, es importante eliminar el problema de raíz. Aquello se da desde el momento de la construcción, suprimiendo el agua del terreno. Lo que se hace comúnmente en este caso es tratar de bloquear el paso del líquido cuando lo óptimo es trasladarlo.

Esto porque que no todos los hormigones pueden garantizar 100% de impermeabilidad ya que son porosos, pues están constituidos por áridos finos y gruesos, por eso si no se logra trasladar el agua, esta se abrirá paso en medio de las paredes, y columnas de la vivienda, generando humedad.

Cuando el agua sube por las paredes traslada sustancias que se solidifican y cristalizan causando que la pintura se desprenda.

Cuando el agua sube por las paredes traslada sustancias que se solidifican y cristalizan causando que la pintura se desprenda.

Sin embargo, si el problema ya está, hay procesos y productos específicos diseñados para garantizar una correcta impermeabilización. Lo principal, según el especialista, es cortar el suministro de agua desde la parte más baja de la pared. En el mercado hay algunas alternativas, pero un método reciente es el de inyectar una crema a base de silanos.

Este producto se inyecta en una serie de puntos que se determinan en las primeras hileras de masilla donde están pegados los bloques o ladrillos. Estos orificios no se hacen en la totalidad de la pared sino en el 90% para dejar un espacio para encapsular el producto. Esta crema se expandirá por los poros por donde el agua tiene acceso, y al cristalizarse bloqueará su paso.

Para complementar, Carrión indica que hay productos para eliminar hongos, otro de los problemas frecuentes. La sustancia se aplica al día siguiente del proceso de inyección y luego se procede a sellar los orificios con un mortero y se coloca el empaste.

En este punto el arquitecto resalta que debe ser un producto con tecnología antibacterial, fungicida y que sea bicomponente, es decir, a base de resina y agua. Así se garantiza que no vuelvan a generarse hongos o bacterias.

En el mercado hay otras soluciones con tecnología que no requieren trabajos de albañilería. Se trata de un dispositivo electrónico en un formato de 18 x 18 centímetros que se instala en una pared.

Giovanni Restuccia, gerente de Novatécnica, indica que esta solución está diseñada únicamente para problemas de humedad ascendente. El dispositivo emite impulsos que rompen el campo eléctrico del agua e impide que esta siga subiendo por la pared.