eduardo-kingman
  • El Museo de la Casa Kingman perenniza la obra del maestro
    Las casas, al igual que los seres humanos que las habitan, tienen memoria. Esta pervive entre las paredes y el mobiliario. Y en los techos, las alcobas, las salas donde se realizaban las tertulias familiares o en el horno de barro donde se cocía el pan del hogar.