Tanques de aceite reciclado se convierten en estanterías. Fotos: Vicente Costales / EL COMERCIO

Tanques de aceite reciclado se convierten en estanterías. Fotos: Vicente Costales / EL COMERCIO

Sábado 04 de mayo 2019

El diseño da uso práctico a lo ecoamigable

Daniela Cevallos. Redactora (I)
cevallosd@elcomercio.com

La tendencia que busca ser más amigable con el planeta crece en distintos países del mundo y ahora, además de la alimentación y construcción, aborda el diseño interior con el objetivo de reducir la huella de carbono y conservar el medioambiente.

¿Cómo lo hacen? Los especialistas trabajan con materiales naturales y certificados, optimizan recursos en cuanto a tiempo, transporte y mano de obra. Además, promueven el uso de productos locales, reciclan y restauran.

Carolina Rodas, arquitecta de Rama Estudio, explica que desde que se creó el estudio arquitectónico se enfocó en ser más sustentable. Y para ella, más que tendencia debe ser un principio de trabajo. “Si se habla de tener conciencia ambiental, más allá de poner es quitar”, dice, haciendo referencia al hecho de reducir cualquier tipo de acabado, de decoración extra o innecesaria.

El tríplex se optimiza para crear más de un producto.

El tríplex se optimiza para crear más de un producto.

Además de diseño arquitectónico, Rama cuenta con una línea de mobiliario. Para su fabricación se utilizan materiales naturales como la madera, el metal y el cuero. Los expertos se enfocan en optimizar al máximo los recursos y en disminuir casi al 100% el desperdicio de material.

En el mercado hay mobiliario fabricado de tríplex, material versátil y económico, pues con una sola plancha se puede elaborar un juego completo de comedor. La clave está en combinar diseño y funcionalidad.

Las pailas se reutilizan como lavabos funcionales.

Las pailas se reutilizan como lavabos funcionales.

Además de mobiliario, los decorativos o accesorios ecológicos para el hogar ganan terreno. En esa área trabaja Will Revelo, quien vio en el cartón un material idóneo para realizar esculturas decorativas.

Hace seis años emprendió House of Will, proyecto que recién tomó fuerza en el 2017. Asegura que las personas empezaron a valorar los productos elaborados a mano con materiales naturales.

Revelo señala que lo importante es brindar alternativas más amigables con el medioambiente manteniendo la calidad y estética que la mayoría busca a la hora de decorar.

Sus decorativos son hechos con cartón certificado importado. Partiendo de la idea del origami, destina cerca de cinco a seis días para armar una escultura, dependiendo el tipo.

Este mueble fue elaborado con una tina reciclada.

Este mueble fue elaborado con una tina reciclada.

En el mercado también hay alternativas de utensilios de cocina, vajilla y floreros. Juan Subía es diseñador industrial y arrancó con A Fuego en el 2011.
Menciona que siempre le interesó reutilizar cosas, evitaba desecharlas y creaba objetos nuevos con ellas. Con botellas de vidrio recicladas fabrica vasos, ceniceros, bandejas, saleros, lámparas. También trabaja con madera y metal y elabora muebles como camas, mesas, sillas, entre otros.

En su taller empezó a experimentar y ahora tiene una amplia gama de productos. “No veo a las botellas solo como botellas, las veo como materia prima, como una posibilidad para generar productos”.

Pero el diseño amigable no solo está presente en viviendas, también se muestra en tiendas y en restaurantes.  Un ejemplo de ello es Superfoods. Todo el mobiliario está hecho de materiales reciclados. Las mesas fueron fabricadas con puertas antiguas, las perchas son de tanques de aceite reciclados y restaurados, y en el baño el lavabo es una paila de bronce.

El mobiliario desechado por su vejez tiene una nueva oportunidad con la restauración.

El mobiliario desechado por su vejez tiene una nueva oportunidad con la restauración.

Según Gizella Greene, su propietaria, la filosofía verde debe estar presente en cada detalle. Por eso para la creación de espacios eligieron diseñadores y artistas que trabajan bajo esa idea.Para la arquitecta Carolina Rodas, lo importante es que ahora se están generando alternativas a todo nivel para acoger principios ecológicos.

Indica que a pesar de que todo comienza como una moda después puede transformarse en una forma de vida. Las personas reflexionan sobre la necesidad de reciclar, reutilizar, y prefieren materiales que no contaminen ni productos que tengan procesos de manufactura que incrementen la huella de carbono. Elegir materiales y mano de obra local permite ser más sustentables.