La Casa de La Lira tiene un siglo. En el patio posterior se encontraron canales de agua lluvia. Fotos: Xavier Caivinagua para El Comercio

La Casa de La Lira tiene un siglo. En el patio posterior se encontraron canales de agua lluvia. Fotos: Xavier Caivinagua para El Comercio

Sábado 31 de agosto 2019

En Cuenca se recuperaron tres inmuebles

Giovanni Astudillo. Editor
(F-Contenido Intercultural)

Tres casonas patrimoniales cuencanas fueron recuperadas. El Municipio invirtió USD 849 032 en los proyectos de restauración y adaptación a nuevo uso de estos inmuebles, ubicados en los barrios céntricos de San Francisco y El Vado.

En este último sector está la Casa Márquez. La intervención empezó en agosto del año pasado. Está frente a la plazoleta de la Cruz de El Vado. Tiene dos plantas y en el centro sobresale un tercer nivel, que es un mirador desde donde se puede observar el río Tomebamba y la zona de El Ejido.

En la recuperación laboraron 31 obreros y técnicos. Según el director de Áreas Históricas y Patrimoniales del Municipio, Felipe Manosalvas, el inmueble es interesante desde el punto de vista estético.

La Casa de los Deberes y Derechos está ubicada frente a la plazoleta de San Francisco.

La Casa de los Deberes y Derechos está ubicada frente a la plazoleta de San Francisco.

Allí, se combinó la arquitectura vernácula con la contemporánea, pero conservando un estilo rústico al interior, que guarda armonía con el entorno y el diseño original. Por ejemplo, los pasamanos son de hierro con detalles de madera.

La edificación estuvo en ruinas y tenía agregados que no eran patrimoniales, como paredes internas de bloque, por lo que fue reconstruida prácticamente en su totalidad. En la intervención se conservó la fachada de adobe del inmueble, que tiene casi 100 años.

La segunda casa recuperada es La Lira, que también está en El Vado. En el patio se realizaron excavaciones arqueológicas y se encontraron dos canales de agua lluvia. Uno de la época Republicana (inicios del siglo XX) y otro de la Colonia. Fueron rescatados y puestos en valor y están al descubierto.

El distintivo de su fachada es una lira. Fue construida hace más de 100 años. La parte patrimonial tiene 258 metros cuadrados y la segunda, que es una edificación nueva, tiene otros 472 m². La fachada es de ladrillo recubierta con fachaletas de cerámica vidriada y las paredes internas son de adobe y bahareque.

El mirador de la Casa Márquez es el principal distintivo. En el interior se usó ladrillo artesanal.

El mirador de la Casa Márquez es el principal distintivo. En el interior se usó ladrillo artesanal.

El tercer inmueble recuperado es la Casa de los Deberes y Derechos, que está ubicada frente a la plazoleta de San Francisco. Estaba en mal estado porque había problemas estructurales. Es un bien de adobe, bahareque y madera. “Muchos materiales fueron reciclados”, dijo Manosalvas.

La obra se inició en marzo del 2018. El predio tiene 584 metros cuadrados de construcción. La cubierta es de teja artesanal, los aleros son de madera con canecillos.
Manosalvas señaló que el Municipio busca dar un ejemplo con la recuperación de estos bienes patrimoniales. Otra intención es dar funcionalidad a estas casas para mejorar el servicio del gobierno seccional y aportar a la comunidad. Los proyectos fueron ejecutados mediante contratación pública o administración directa.

El Departamento de Áreas Históricas y Patrimoniales del Municipio tiene más proyectos de restauración por ejecutarse. Ahora, están en la fase de actualización de los estudios de las casas del Migrante, Donoso y Rodríguez. Las dos últimas están en El Vado y la otra, en la zona de La Merced. Se prevé que las obras sean contratadas en el primer trimestre del 2020.

Adicionalmente, la Municipalidad intervendrá la casona conocida como Febres Cordero, que ahora está en malas condiciones.