Para impermeabilizar esta cubierta se utilizaron láminas y tejas asfálticas de diferente grosor. Vicente Costales / EL COMERCIO

Para impermeabilizar esta cubierta se utilizaron láminas y tejas asfálticas de diferente grosor. Vicente Costales / EL COMERCIO

Sábado 10 de agosto 2019

Cubiertas y losas, libres de fisuras y de humedad

Paola Gavilanes.  Coordinadora (I)
pgavilanes@elcomercio.com

Productos asfálticos, pinturas y más sistemas de impermeabilización se comercializan en el mercado nacional para librar a la vivienda de humedad, que se produce principalmente por tres razones: filtraciones, condensación y capilaridad. Este última ataca a las paredes de las primeras plantas.

Se habla de humedad por condensación, en cambio, cuando hay puntos negros alrededor del marco de las ventanas, en el techo de un cuarto de baño o cocina, y se produce por una mala ventilación.

Las losas y cubiertas se humedecen por el ingreso del agua que viaja a través de pequeñas grietas que aparecen con el paso del tiempo o por movimientos telúricos, recurrentes en el país. Para evitar la presencia de humedad, además de los aditivos que se colocan en la fundición de la losa, especialistas recurren a materiales como la cerámica, por ejemplo, para impedir el paso del agua. Funciona como un revestimiento.

Esta losa tiene una lámina asfáltica con protección UV.

Esta losa tiene una lámina asfáltica con protección UV.

Sin embargo, se trata de una medida de corto aliento, pues el agua suele filtrarse por las juntas. Una solución que asegura una cubierta libre de humedad, por al menos 25 años, consiste en colocar productos asfálticos de diferentes formatos.

El ingeniero Édgar Enríquez, de Impertechos, recomienda una lámina asfáltica con protección granulada si va a estar expuesta al sol. También hay láminas que aceptan revestimientos como el porcelanato, césped sintético, cerámica, entre otros. Esos materiales son necesarios cuando la superficie está expuesta a las pisadas recurrentes de niños o mascotas.

Antes de poner la lámina asfáltica es necesario que la superficie esté lisa y limpia. Luego se aplica una emulsión asfáltica en frío, que funciona como un imprimante. Después se colocan los rollos de lámina asfáltica: cada uno viene de 1 metro x 10 metros. Se los abre y se los va quemando con antorchas especiales.

Para colocar teja asfáltica es necesario que la cubierta tenga una  inclinación de 23°. Debajo de esa también puede ir una lámina.

Para colocar teja asfáltica es necesario que la cubierta tenga una inclinación de 23°. Debajo de esa también puede ir una lámina.

Para obtener los resultados esperados y hacer uso de la garantía es necesaria la participación de un especialista. “Existe mucho empírico que observa cómo quemar lámina asfáltica en tutoriales de YouTube y destruyen todo el material”.
Con la mano de obra calificada está asegurado un trabajo detallado en los remates, por donde puede filtrarse el agua si están mal sellados.

De acuerdo con Xavier Sánchez, ingeniero civil, dentro de la parte constructiva de una vivienda la cubierta requiere especial cuidado en las juntas, remates laterales, y por eso recomienda impermeabilizarla. Dice que para eso hay varios productos entre los que se destacan “los que tienen más fibras, resinas y acrílicos”.

Una vez hecha la impermeabilización, este especialista sugiere un chequeo periódico para evitar goteras, que además del techo, atentan contra la estética de las paredes y hasta con el mobiliario de la vivienda.

El costo depende de cada producto y de la superficie a cubrir, pues además de las láminas asfálticas también hay tejas. Estas vienen en diversos formatos y colores para acoplarse al estilo de la vivienda. Hay tejas nacionales y otras que llegan desde Estados Unidos, donde son muy comunes. Para colocar este material es importante que el techo de la vivienda tenga un inclinación de 23°.