Este ícono arquitectónico está junto a las deidades kichwas. Fotos: Álvaro Pineda / PARA CONSTRUIR.

Este ícono arquitectónico está junto a las deidades kichwas. Fotos: Álvaro Pineda / PARA CONSTRUIR.

Una casa que conjuga lo moderno y tradicional

Redacción Sierra Norte 
(F - Contenido Intercultural)

La majestuosidad del volcán Imbabura y el lago San Pablo se observan por uno de los ventanales de la Casa Echeverría, uno de los íconos arquitectónicos de Otavalo.

El inmueble, de madera de chanul y seike, es parte del paisaje imbabureño. Es por eso que fue restituido como parte del proyecto Parque Turístico del lago San Pablo, que impulsa el Ministerio de Turismo.

La casona de dos plantas, de 220 m2 de construcción, es la primera fase de una obra que busca dinamizar la actividad turística de este sector rodeado de comunidades indígenas. Así explica Bayardo Ramírez, coordinador en la Zona 1 del Servicio de Contratación de Obras del Estado (Secob).

Los trabajos iniciales se complementan con el diseño de la vecina Plaza Chicapán, parqueaderos, obras exteriores y seis quioscos. Éstos últimos son para la venta de las artesanías que se confeccionan en las parcialidades kichwas que rodean el mítico lago.

Las ventanas permiten una vista panorámica al turista.

Las ventanas permiten una vista panorámica al turista.

Sobre el espejo de agua salen pilotes de piedra, sobre los que asentada la estructura de la casa. Al interior se instalaron columnas de madera, respetando el diseño original.

Una innovación fue la colocación de vidrios templados que permiten una vista panorámica. La idea es que posibilite disfrutar del paisaje andino y mantener el calor interno, explica Mauricio Rosero, fiscalizador del proyecto.

Un muelle que avanza, que se interna en el lago, complementa el diseño. El piso de la cabaña es de madera, mientras que la plataforma del muelle y del corredor que rodea la edificación es de un material que simula a la madera, señala Oscar Acosta, técnico de la Empresa Imbavial, responsable de la obra. Se busca conjugar con el entorno campestre.

En la parte superior de la Casa Echeverría resaltan las tejas de cerámica, de tono anaranjado. Para mejorar la iluminación nocturna se instalaron postes equipados con lámparas LED, lo que le da un toque de modernidad.

Tiene materiales que se conjugan con el ambiente.

Tiene materiales que se conjugan con el ambiente.

Para ejecutar los trabajos los técnicos reclutaron artesanos de la zona, que son diestros para trabajar la madera.

Se adecuó una cocina con chimenea y extractor de olores. Ahí se prevé que funcione una cafetería para ofrecer alimentos de los visitantes.

El proyecto contempla obras futuras rediseñando plazas, sitios de recreación, senderos y otras edificaciones que brinden servicio a los visitantes.

Esta iniciativa surgió como un incentivo a los proyectos de turismo comunitario y artesanal que impulsan comunidades indígenas vecinas.

Los nadadores de la Travesía al Lago San Pablo, que se medirán el 8 de septiembre, serán los primeros visitantes.