El jardín central tiene un árbol y vegetación que se iluminan gracias a la luz cenital que ingresa por la abertura en la cubierta. Las hamacas son otro elemento clave para el confort. Fotos: Cortesía Lorena Darquea

El jardín central tiene un árbol y vegetación que se iluminan gracias a la luz cenital que ingresa por la abertura en la cubierta. Las hamacas son otro elemento clave para el confort. Fotos: Cortesía Lorena Darquea

Sábado 05 de octubre 2019

La Casa del Silencio invita a la reflexión

Redacción Construir (I) 

La búsqueda de refugio y descanso de un hombre de campo de 85 años motivó a habitar un bosque en Quevedo, Los Ríos. En este se construyó La Casa del Silencio, una obra del estudio Natura Futura Arquitectura.

Con cerca de 16 000 habitantes, esa ciudad se ha convertido en una de las grandes conurbaciones del país, indican los arquitectos.  Su alto potencial comercial hace de la urbe un atractivo económico, pero a su vez un ‘imán’ de ruido.

Los espacios privados y sociales de la vivienda se resuelven en una sola planta.

Los espacios privados y sociales de la vivienda se resuelven en una sola planta.

Usualmente se pasa parte de los días envueltos en ruidos externos -señala la reseña de la obra- por lo que vincularse con la nobleza material del bloque, la madera tropical, el agua y la roca es un aspecto necesarios para escucharse.

Bajo esa idea de iniciar una práctica del silencio, para lograr entender y escuchar aspectos sustanciales del hábitat y también de la vida, se concibió la Casa del Silencio. En esta, la relación y el valor de la intervención familiar fue esencial para lograr su morfología.

El agua es un elemento clave para crear una atmósfera de paz y de relajación.

El agua es un elemento clave para crear una atmósfera de paz y de relajación.

La vivienda, de 320 m² de construcción, se compone de un espacio central vinculado con el exterior, destinado al juego, a su vez, con dos volúmenes rectangulares que albergan los espacios de servicio, ocio y descanso.

Esta área combina tres aspectos: lo conceptual, lo material y lo espacial. Como una suerte de un sitio de meditación, deja cruzar la luz cenital hacia el jardín central, iluminando así a un árbol como un símbolo del tiempo por transcurrir. Por otro lado, el agua se expresa como generador de paz y crecimiento.

Esta vivienda conjuga elementos naturales para convertirse en un espacio de descanso dentro de la urbe. La madera  y el ladrillo son protagonistas.

Esta vivienda conjuga elementos naturales para convertirse en un espacio de descanso dentro de la urbe. La madera y el ladrillo son protagonistas.

Asimismo, su fluidez se conjuga con intenciones de efectividad bioclimáticas refrescando el aire de la casa a desnivel, desde el jardín interior hacia las habitaciones y espacios comunes. De esta forma, el habitar se constituye en una residencia de recorridos y de espacios por descubrir, en donde la arquitectura invita a la reflexión.