La madera y el mármol terrazo en varios tonos predominan en este departamento, cuya principal característica es luz y ventilación naturales. Fotos: Cortesía Estudio Felipe Escudero

La madera y el mármol terrazo en varios tonos predominan en este departamento, cuya principal característica es luz y ventilación naturales. Fotos: Cortesía Estudio Felipe Escudero

Sábado 28 de diciembre 2019

Una casa pensada para transformarse

Redacción Construir (I)

La Casa Efímera luce transparente y armónica. Dejó de ser un típico departamento y se convirtió en un espacio mucho más flexible, con una gran vista. A un lado de la residencia hay un verde y llamativo jardín y al otro, una de las tantas montañas que rodean a la capital.

Antes era un departamento con tres dormitorios, con un estilo ‘town house’. Este consiste en casas adosadas que se caracterizan por tener una angosta fachada que se extiende hacia la parte trasera.

El proyecto consistió en una renovación completa para obtener una vivienda más moderna, en la que “menos es más”. La obra es del arquitecto Felipe Escudero.
La idea era generar un departamento abierto y amplio. Para lograrlo se eliminó la mayoría de los muros existentes, con la finalidad de abrir los espacios tanto de la planta baja como la de arriba.

El arquitecto indicó que en este proyecto se quiso impulsar el concepto de una inversión mínima para lograr un impacto grande. Para ello, una de las estrategias fue dividir los ambientes con diferentes colores y materiales.

Los colores neutros predominan en el departamento. Se juega con un contraste entre el negro y el blanco en el piso, las paredes y el mobiliario.

Los colores neutros predominan en el departamento. Se juega con un contraste entre el negro y el blanco en el piso, las paredes y el mobiliario.

En la planta baja se ubican los ambientes sociales y de servicio. En esas estancias se colocó madera laminada y se optó por colores neutros. El tono negro, por ejemplo, está presente en el mármol terrazo del mesón, en el lavabo y en toda la grifería de la cocina.

Al otro lado del primer piso se colocó un terrazo blanco, que fue fundido en obra. En la sala predominan los tonos grises que se conjugan con una variedad de textiles y resaltan con el verde del jardín, todo ello para lograr una sensación de calma, señala Escudero.

El comedor tiene madera en diferentes presentaciones y todo el mobiliario fue diseñado para lograr que el ambiente evoque a la playa.

Para las divisiones de la vivienda se utilizaron diferentes colores y materiales

Para las divisiones de la vivienda se utilizaron diferentes colores y materiales

En la planta superior se ubican dos habitaciones. Una es el dormitorio principal. Ahí se dividió el espacio con paneles tipo japonés. Otra habitación es el estudio en el que se dejó el color blanco como el principal.

El arquitecto recalcó que todos los objetos y mobiliario de la vivienda fueron diseñados en el estudio. Los muebles de la cocina y el armario son de un diseño minimalista, en el que se buscó un estilo limpio, por eso se escogieron diferentes herrajes para evitar las tradicionales agarraderas.

En el centro del departamento se creó un espacio de doble altura, donde hay una claraboya. Según Escudero, su función es transmitir los rayos del sol en el día para que sea una suerte de ‘climatizador’ natural y a la vez se mantenga iluminado. Otro detalle es que los sistemas constructivos se seleccionaron con el objetivo de optimizar recursos y reducir los tiempos de mantenimiento en los materiales.