Para elaborar estos vasos utilice siempre botellas descartadas. Fotos: Vicente Costales/ CONSTRUIR

Para elaborar estos vasos utilice siempre botellas descartadas. Fotos: Vicente Costales/ CONSTRUIR

Lunes 17 de febrero 2020

Aproveche sus botellas recicladas y haga sus propios vasos de cristal

Redacción Construir (I)

Botellas de cerveza, gaseosa, vino y más sirven como materia prima para fabricar vasos de uso diario y darle una segunda oportunidad a ese material que se descarta con frecuencia en todas las ciudades.

El color y tamaño dependerá el gusto y necesidades del usuario, sin embargo, se recomienda una medida estándar para darles diferentes usos y que además de estéticos sean realmente funcionales.

Con el material reciclado se realizan vasos de diferentes tamaños. También ceniceros y maceteros. Foto: Tomada de la cuenta de Facebook de aFuego Diseño

Con el material reciclado se realizan vasos de diferentes tamaños. También ceniceros y maceteros. Foto: Tomada de la cuenta de Facebook de aFuego Diseño

Para la elaboración de estos vasos de vidrio se requiere de lijas -desde la número 60 hasta la 150-, hilo de algodón, vela, fósforos, alcohol y un balde con agua. Se trata de un procedimiento bastante artesanal, según Juan Subía, diseñador industrial y dueño de aFuego Diseño, una empresa con la que aprovecha al máximo este material reciclado; hace ceniceros, floreros, lámparas, maceteros.

El terminado dependerá del tiempo que cada persona dedique a lijar el contorno del vaso. Sugiere invertir minutos y hasta horas cuando el corte es realmente uniforme, al igual que el grosor de las paredes. Caso contrario es posible que el contenedor se quiebre en medio camino. Cuenta que hay botellas que llegan 'disparejas', sobre todo, las que contienen líquidos económicos.

v

Lave la botella y retire las etiquetas. Puede hacerlo con agua fría.

Otra sugerencia de este diseñador industrial es utilizar guantes, gafas y protección respiratoria para evitar que polvo ingrese a la nariz y ojos. Todo ese material lo encuentro en tiendas locales.

Antes de iniciar con el proceso recuerde tener a la mano todo lo necesario para garantizar un resultado exitoso. El primer paso, apunta Subía, consiste en lavar la botella y retirar todas las etiquetas; las de papel se desprenderán más rápido.

Para facilitar el trabajo resulta ideal remojar la botella la noche anterior. Luego, calcule la cantidad de hilo que utilizará para rodear el contorno del vidrio reciclado; se sugieren dos vueltas. Antes de colocar el hijo de algodón empápelo con alcohol antiséptico.

Amarre el hilo y prenda fuego con la ayuda de una vela. Espere a que se apague la llama y enseguida sumerja la botella en el bote con agua. Así se producirá un choque térmico y la botella se romperá en dos, justo por donde colocó el hilo.

Encienda el algodón, previamente remojado en alcohol, con la ayuda de una vela.

Encienda el algodón, previamente remojado en alcohol, con la ayuda de una vela.

Repita la última acción las veces que sean necesarias hasta cumplir con el objetivo, pero recuerde que para encender el hilo es necesario que se seque. Puede utilizar varios para agilitar el proceso.

Ahora empiece a lijar con la número 60 hasta llegar a la 150. Antes de iniciar con ese trabajo humedezca la lija para un mejor terminado. Con los mismos pasos puede elaborar ceniceros y más objetos. Puede imprimir imágenes o pegar ‘stickers’ para que su colección sea más llamativa. En aFuego Diseño hay colecciones de diferentes tamaños y colores hechas con botellas descartadas. 

Estos vasos son elaborados por Juan Subía, de aFuego Diseño. Foto: Tomada de la cuenta de Facebook

Estos vasos son elaborados por Juan Subía, de aFuego Diseño. Foto: Tomada de la cuenta de Facebook