Los modelos actuales están ideados para que su uso sea universal. Los escritorios son regulables desde 50 centímetros hasta 1,20 metros. Foto: Cortesía DVO Ecuador

Los modelos actuales están ideados para que su uso sea universal. Los escritorios son regulables desde 50 centímetros hasta 1,20 metros. Foto: Cortesía DVO Ecuador

Sábado 26 de octubre 2019

La accesibilidad es clave en los enseres de trabajo

Redacción Construir (I)

Los nuevos mecanismos de funcionamiento y el diseño permiten que el mobiliario común de oficina sea más funcional y que, sobre todo, se adapte a cualquier tipo de necesidad.

El objetivo de estos muebles es que sean útiles para todas las personas, sostiene César Duque, de DVO Ecuador. Señala que tanto para prevenir problemas de salud como para las personas que tienen movilidad reducida o problemas de columna, se fabrica variedad de mobiliario específico que es regulable.

Los escritorios ahora tienen sistemas de regulación de altura. Se pueden subir o bajar dependiendo de la necesidad. Pueden ir desde los 50 centímetros hasta 1,20 metros.
Eso permite, por ejemplo, que una persona en silla de ruedas regule la altura según sus requerimientos. Además, estos diseños carecen de cajonería o vigas debajo del tablero para permitir el fácil acceso y que el usuario pueda estirar las piernas cómodamente.

Los escritorios que no tienen vigas o cajonería por debajo son ideales pues tienen más espacio y permiten una mejor accesibilidad. Foto: Cortesía DVO Ecuador

Los escritorios que no tienen vigas o cajonería por debajo son ideales pues tienen más espacio y permiten una mejor accesibilidad. Foto: Cortesía DVO Ecuador

El mobiliario ideal para personas con movilidad limitada también tiene que ser amplio y permitir el acceso a los materiales o útiles que se utilizan con frecuencia, sin tener que moverse de un lado a otro. Los escritorios incluyen puertos USB para conectar dispositivos electrónicos en segundos.

La distribución es otro detalle clave para lograr que la movilización sea fluida en el espacio. Los archivadores ahora son horizontales y no muy altos, para mejorar el acceso para quienes no pueden levantarse o elevar mucho los brazos.

Para la sillonería se recomiendan materiales que permitan una ventilación constante, que sean resistentes pero livianos, como los polímeros y fibra de vidrio.