¿Cuál fue la tendencia ganadora?

La política ha perdido la razón. El que era rojo aparece azul y el azul en rojo. Lo que debería ser, no lo es, perdió identidad. O acaso sigue siéndolo pero con ropajes ajenos.

Reelección indefinida, ¿para qué?

La reelección indefinida requiere real debate, no en función de a quién le conviene, sino tratar el para qué y situarlo en el país.

La ley de la selva internacional

EE.UU. se impuso en NN.UU. y ahora está paralizada cuando debería encarnar al mundo y hacer equilibrio entre las principales potencias. Pues la vida internacional es aún la de las relaciones de fuerza de potencias. La regulación e institucionalización que crecen en el mundo se disputa con esta relación de fuerzas, la dependencia mutua con la mundialización no elimina que las potencias se impongan cuando se resquebrajan los contrapesos.

La sorpresa: Avanza y sectarismo

Las encuestas detectaron el auge de Avanza, pero sorprende su éxito en votos y puestos logrados, y por ser un partido político, en un sistema de partidos descompuestos.

Perdedores, ganadores…

Ganadores y perdedores se encierran en sus mundos, hechos de sus aspiraciones y pretensiones; no tienen espacio para la realidad. Los políticos tienen mucho de narcisistas, aún más cuando se es candidato y se pone en escena a decir a los demás lo formidable que él es. Que difícil resulta admitir que los otros no le han favorecido, el ego está en juego.

Un Manifiesto por Quito y candidatos

Hace falta agitar una monótona campaña electoral con pocas propuestas nuevas y sin debate, anclada que está a la continuidad de la campaña presidencial pasada, con su actor principal, que borra a los locales y los presenta en dependientes, devaluando así el sentido de ser representantes de sus localidades.

Apatía electoral en Quito

Una elección suscita interés, motiva por la cosa pública, invita a definirse ante candidatos y partidos; puede ser una escuela de la democracia y de formación cívica, de pensar en el colectivo y el bien común.

La exitosa protesta médica

Los médicos lograron una exitosa protesta. A pesar de la masiva propaganda oficial contra ellos y de promover la imagen de ser el Gobierno el defensor del paciente, los argumentos de los médicos tienen consistencia y contra las amenazas diversas han logrado actuar mayoritariamente en conjunto, incluido con renuncias y protesta callejera. Tienen a su haber razones, organización, una expresión de la protesta fuera de las horas laborales con creativos símbolos lo que aumenta su legitimidad, además disponen de un poder social que les da capacidad de presión, debido a su rol frente a la vida o la muerte, y lo sensible que es para la población que se desestabilice su trabajo, al ponerlos de lado o impedir su desempeño. Por más que se pregone que son fáciles de reemplazar, por cubanos o europeos, en los hechos los médicos hospitalarios, sobre todo los especialistas, no son desplazables sin causar riesgos en los servicios de salud.

Cambio o rotación de élites

Un cambio sustantivo en Ecuador es el cambio de élites. Hay nuevas élites, no sólo porque en las entidades públicas se reemplaza a los sectores antes predominantes, sino porque en varios dominios de la vida social hay nuevas élites. No tanto porque hay nuevas generaciones en los puestos decisivos del Gobierno, sino que hay nuevas ideas y actitudes en sus funciones.

Internacionalizan disidencia y complot

Es inquietante que periodistas ecuatorianos se organicen fuera del país, pero el Presidente con sus condenas y acusaciones termina por darles razón. Ratifica así que sí hay amenaza a la prensa, a periodistas que no comparten su posición.