Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 19 de junio del 2021
La figura paterna, entre realidad y ficción en la pantalla
Pichincha superó a Guayas en muertes por covid-19 en el 2020
Ministro de Trabajo: ‘Retorno a la oficina dependerá…
Juanes: ‘En la música no hay barreras’
Alimentos que ayudan a la oxidación de grasa
El Consejo de Participación Ciudadana retoma los con…
Una familia unida espera la recuperación de policía …

¡Yasuní!

Riqueza inigualable, por su gran biodiversidad, única en el mundo, generadora de gran cantidad de oxígeno, para la existencia humana, animal, vegetal, balance y equilibrio natural. De ser explotado el Yasuní se destruiría todo este valor intangible. No esperemos la destrucción para arrepentirnos. Ya se ha explotado maderas, minerales, pesca, flores, vegetales y la pobreza sigue. Veamos y aprendamos de Venezuela, mucho petróleo y no hay qué comer.

Dejemos las ambiciones, el egoísmo. Vienen nuevas generaciones con múltiples necesidades que tienen todo el derecho de disfrutar y conocer las pocas riquezas naturales que quedan. No es justo que explotemos todo y dejemos una herencia dolorosa. Pido como muchos otros ecuatorianos que se conserve este tesoro nacional para futuras generaciones.