El G7 aprueba nuevas sanciones contra Rusia
Papa Francisco vuelve a caminar
Trole, Ecovía: ¿Cómo amanece Quito este 27 de junio de 2022?
Nasa nombró a la colombiana Diana Trujillo como dire…
Conaie: Reducción de 10 centavos en combustibles es …
Estas son las vías cerradas en Ecuador por el paro e…
¿Qué vías están cerradas en Quito este 27 de junio?
El Pico y placa sigue suspendido en Quito este 26 de junio

Votemos por la creación de riqueza

El domingo 7 de febrero, Ecuador se encontrará con un evento trascendental: la elección del líder que guiará la política pública del país durante los próximos 4 años.

Parece haber dos caminos posibles en esta encrucijada a la que nos enfrentamos: elegir un modelo que nos devuelva hacia las políticas socialistas que coartaron libertades y estancaron nuestra economía durante más de una década, o elegir un modelo que finalmente libere el potencial productivo del país y nos coloque en la tan ansiada ruta del desarrollo económico y social.

Por un lado, tenemos candidatos que intentan seducirnos con bonos y justicia social, prometiendo elevar los impuestos a los más ricos y redistribuir la riqueza entre las familias más apremiadas económicamente. Esto en el papel puede sonar atractivo, pero es la receta para el estancamiento y el fracaso, pues no es sostenible para unas arcas fiscales ya golpeadas por la crisis económica y la pandemia, pero sobre todo porque no vuelve más productiva la economía ni nos provee a los ciudadanos del empleo que tanto necesitamos.

Por otro lado, tenemos a candidatos que promueven la creación de riqueza, a través de la atracción de inversión extranjera, la flexibilización de trámites para iniciar nuevos emprendimientos y la reducción de impuestos y aranceles comerciales. Esto no solo logrará que se generen muchos nuevos empleos, sino también que la mayor parte de los ingresos logrados mediante el trabajo se queden en nuestros bolsillos.

Como sociedad civil, tenemos una oportunidad histórica para influir en el futuro de nuestro país. Usemos la herramienta que tenemos a mano, el voto, para enterrar de una vez por todas al populismo socialista y encaminarnos por fin en el rumbo de la prosperidad y el desarrollo sostenible. Votemos por la creación de riqueza, no por la redistribución.

Suplementos digitales