Ecuatorianos laboran bajo 42 tipos de contrato
Evaluación ciudadana, clave en cobro de tasa de segu…
Bancos comunales son un soporte para 6 000 familias …
Calles y Asamblea, las dos vías de las movilizaciones
Los vacunados con Sinovac afrontan más limitaciones …
En plena audiencia, un niño le pide al Papa su solideo
Informe acusa a Bolsonaro de agravar la pandemia por…
Trump anuncia lanzamiento de su propia empresa mediá…

Transporte silencioso el índice 43

Los choferes deben saber que no es su derecho ir con “su música” a todo volumen. El transporte público ruidoso, es un atentado contra la salud de las personas. Está más que demostrado los daños a la salud que produce el ruido. La música que no es del gusto de una persona es procesada por su cerebro como ruido. También está demostrado como el ruido estresa y produce en la actitud hostil. La ciudadanía tiene que saber que tiene el derecho y la obligación de viajar en un ambiente de silencio y respeto.

La connivencia del chofer y el cobrador para imponer la música y volumen a su gusto crea malestar en muchas personas y protestas que causan enojo al conductor. Otra fuente de ruido en los buses es “la motorola” de la cooperativa, que la ponen a volumen superior del de la música y que obliga a los pasajeros a estar al tanto de las minucias de la vida de los choferes.

La gran mayoría de los pasajeros viaja escuchando la música de su predilección con auriculares, esto no molesta a nadie. Pero para no tener que escuchar la música que el chofer impone, hace falta subir mucho el volumen de los aparatos personales. Lo que a la larga producirá problemas de audición en la ciudadanía. Buses silenciosos son señal de que se ha pasado de ser un gran pueblo tropical a una urbe organizada y acogedora.

Suplementos digitales