¿Prohibición de solicitar certificados de votación c…
Ministro habla del próximo retorno al trabajo presen…
Perú hace su mayor quema de estupefacientes con más …
La Asamblea no concreta juicios políticos contra Cel…
Fiscalía General del Estado alerta sobre correos mal…
Yunda autoriza eventos públicos y centros de toleran…
Vacunómetro se presentará el domingo 20 de junio del…
Una estrategia para combatir la desnutrición infanti…

Subdirector del IESS

El 13 de febrero del 2012, mi asistente recibió una llamada telefónica de la Sra. Ana Díaz, identificándose como empleada de EL COMERCIO, con el objeto de conocer de una visita que yo habría realizado a una empresa que concursó en un proceso con el IESS. Por medio de mi asistente le di a conocer que la única persona a quien le corresponde formular declaraciones es el señor economista Ramiro González, presidente del Consejo Directivo del IESS.

En el Diario EL COMERCIO del martes 14 de febrero de 2012, Sociedad, página 18, aparece un subtitulo ‘Subcomisión del IESS inspeccionó al Courier Recapt’ y manifiesta: “ayer a las 11:40 funcionarios del IESS inspeccionaron las oficinas de Recapt S.A. En el primero y quinto pisos había flores para recibir a los funcionarios. Bolívar Bolaños, subdirector general del Seguro, encabezó la subcomisión técnica que realizó la revisión, pero se negó a hablar con este Diario. “El único autorizado a hablar es el economista (Ramiro) González “, dijo.

Yo jamás he visitado a ninguna de las seis empresas que ofertaron en el proceso de ‘Sistema integral para la gestión, agendamiento e interrelación en la atención de salud y mejoramiento de los servicios que brinda el IESS a sus usuarios’, proceso SIE-IESS-015-2011, menos a la empresa que se manifiesta en el reporte, por lo tanto la información contenida en el suelto que comento no guarda relación con la verdad.

Debo agregar que la Ley y la moral no me permiten tener contacto alguno con oferentes y usuarios del IESS en procesos de compras públicas.

Sírvase por su intermedio agradecer a la señora Ana Díaz, por las flores que ha tenido la bondad de enviarme al primero y quinto pisos de la empresa en cuestión.