La ola verde opera mejor en Guayaquil que en Quito
La clase media en Ecuador viene cayendo desde el 2018
La MLS, el nuevo mercado del futbolista ecuatoriano
Más remesas salen del Ecuador a México por ‘boom’ migratorio
Jefa sanitaria rusa urge vacunarse durante vacacione…
CAL califica solicitudes de juicio político contra P…
Lluvias y tormentas eléctricas se mantendrán hasta e…
Siniestro de tránsito dejó 13 heridos en Morona Santiago

‘Este no es un proyecto político de izquierda’

Así escuchamos a muchos socialistas (expertos en ideología política, pero muy poco conocedores de ciencia económica). Les voy a demostrar, a través de estas líneas, que este sí es un proyecto político de izquierda:

1. La izquierda socialista se caracteriza por elevar el gasto público y claro que se ha incrementado, hemos pasado –en números redondos- de 9 mil millones de dólares en el presupuesto público de 2007 a cerca de 34 mil millones en idéntico instrumento financiero en 2014 (un crecimiento promedio anual del 20,9%, cuando la producción real apenas ha crecido al 4,2%).

2. La izquierda socialista se ufana del carácter redistribuidor de su “proyecto revolucionario”, de allí que los impuestos a las herencias y plusvalías, con tarifas confiscatorias del 47,5% y del 77%, respectivamente, son atentatorias a la inversión privada y han ocasionado la desaceleración del sector de la construcción (la inversión se basa en las expectativas de los agentes económicos y no podemos espantarla).

3. La izquierda socialista reivindica la necesidad de endeudarse para seguir: “estimulando el aparato productivo y reactivando la producción”. Así, tenemos una economía al borde de la recesión y con un coeficiente deuda pública/PIB cercano al 40% (incluyendo preventas petroleras con China y Tailandia).

4. A la izquierda socialista que ahora se opone al actual gobierno, siempre le molestó la dolarización por considerarla como una “pérdida de soberanía monetaria para el país y la imposibilidad de devaluar la moneda para conseguir mayores ingresos por exportaciones”.

Negarse a reconocer que este proyecto político de la revolución ciudadana es de izquierda y perjudicial para el país: es típico de los socialistas, que ante su fracaso, dirán que no era socialismo, sino “populismo”. Necesitamos otro tipo de proyecto, no político, sino económico: un modelo capitalista, liberal y de mercado. 

Suplementos digitales