30 de octubre de 2019 00:00

Reflexiones después de la protesta indígena

valore
Descrición
Indignado 24
Triste 4
Indiferente 2
Sorprendido 1
Contento 33

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Una vez concluida la protesta de 11 días, resultado de lo cual algunas ciudades del país quedaron como que hubieran sido asoladas por huracanes y tsunamis, en especial Quito; merece la pena hacer un balance de los resultados: 1) el Gobierno quedó debilitado, pues le obligaron a echar por los suelos una medida que ayudaba a bajar el déficit presupuestario y sobre todo a que el pueblo no subsidie a los más ricos y haga más ricos a los contrabandistas de combustibles, pero no le quedó otra alternativa que ceder; 2) el Estado quedó mal, pues la imagen del Ecuador en el exterior se deterioró aún más, lo que se refleja en el incremento del riesgo país a 823 puntos, y pasará mucho tiempo y requerirá muchos recursos y acciones para convencer a los extranjeros que vengan a hacer turismo e invertir en nuestro país, la falta de recursos se ahondó, porque a más de no contar con los USD 1 400 millones que se estimaba por la eliminación del subsidio tiene que asumir los costos de los destrozos del vandalismo y compensar

los recursos que dejó de percibir por la suspensión de la explotación petrolera en algunos pozos; 3) perdieron ese 4,9 % de compatriotas sin empleo, los inversionistas, reacios a invertir en el país, pensarán dos veces para traer sus capitales; 4) perdió esa clase media, si todavía existe, que como siempre es la que absorbe los incrementos de tarifas, de precios, de pensiones, impuestos, pero ahora se afectó aún más por cuanto los manifestantes la robaron la paz, la tranquilidad, el derecho a trabajar, a estudiar, saquearon sus negocios y acabando con su patrimonio; 5) quedó al descubierto las debilidades en seguridad del Ejército y la Policía, que deberían revisar y corregir; 6) pero también perdieron los golpistas, terroristas, infiltrados, que trataron de dar un golpe de estado para derrocar al gobierno de Lenín Moreno y tomarse el poder, para dejar en la impunidad todas las atrocidades cometidas durante la década perdida; 7) salieron ganando los sectores protestantes; 8) pero ganó la democracia, el Gobi

erno se mantiene, la paz se restablece, las actividades comerciales se reanudan y los cabecillas correístas están enjuiciados, presos y otros refugiados en una embajada. La justicia tiene una gran responsabilidad, aplicar el peso de la ley a los insurgentes que destruyeron el país, sin contemplaciones.

Celso Wellington Ríos Villafuerte

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (18)
No (4)