27 de octubre de 2019 00:00

Quito QDDG

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 13
Alberto Rosales Ramos

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La ciudad ha vivido los más tenebrosos días de su historia contemporánea; ha sido secuestrada por una minoría de vándalos que no respetaron nada ni a nadie. El reclamo legal de la dirigencia indígena ha tratado de desligarse de los actos vandálicos, sin embargo queda la duda de que si todos los vándalos fueron infiltrados, aparentemente su número era superior a los manifestantes. No se puede negar de acuerdo a lo visto y vivido, que si el vandalismo no fue ni de lejos auspiciado por los indígenas, si fue por lo menos tolerado y a veces hasta protegido por los mismos. No sacamos nada con ocultar la verdad.

Hay que reconocer que lo que sucedió fue una verdadera guerrilla urbana, entrenada y financiada que destruyó todo lo que encontró a su paso con fines políticos claramente identificados de un grupo, cuya ansia de poder, y el miedo a que se descubran sus fechorías, está sobre cualquier otra consideración de respeto a los derechos humanos, a la propiedad pública o privada. Los daños causados no pueden quedar sin sanción y reparación, los vándalos y sus instigadores deben ser sometidos a la justicia y aplicárseles el máximo de la ley. Quito no volverá a ser la ciudad alegre, amable, patrimonio de la humanidad, cualidades que parecen haberse infortunadamente perdido.

Quiteños y quiteñas a reconstruir la ciudad a no dejarse secuestrar por una minoría insolente; a prepararse si el del caso, para defender sus legítimos derechos; esto no se conseguirá si no hay una unión de voluntades y corazones para devolverle a Quito su bien ganado nombre de “Carita de Dios”.

Dejemos de lado cualquier interés personal o de figuración (Nunca más 18 candidatos a Alcalde) y a trabajar sin descanso para volver a ostentar orgullosamente el nombre de ‘La muy noble y muy leal ciudad de San Francisco de Quito’. Merece destacarse la actuación del alcalde, su intervención defendiendo los intereses de la ciudad, que será triste y largamente recordada.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (4)