Ecuador: 26% de adultos mayores aún no recibe 2da. d…
Brith Vaca: ‘El resultado del enredo legal es la inercia’
El cantón Mejía abre sus haciendas para hacer turismo rural
Marco Feoli: ‘Los niveles de violencia en Ecuador preocupan’
El CNE inicia una depuración del sistema político co…
1 000 millones del FMI son gratis e irán para gasto …
Bolivia registra 727 nuevos casos y España anuncia d…
Panamá vive tercera ola de covid atenuada y menos co…

Pornografía infantil

La pornografía infantil es toda representación visual, gráfica o textual, incluidos dibujos animados y videojuegos, que de manera real o simulada, explícita o sugerida, involucren la participación de niños o adolescentes en el desarrollo de actividades sexuales, o exhibición de los genitales con fines sexuales.

En la actualidad, este delito se difunde a través de internet, celulares y otros medios en los que sea posible la grabación y reproducción de imágenes o videos. Los criminales han encontrado que internet puede ser su aliado a la hora de producir, distribuir y vender material de abuso sexual contra menores de edad (conocido como pornografía infantil), el cual incluye videos o fotografías con imágenes explicitas y comprometedoras.

Tristemente, la inocencia de sus víctimas, unida al descuido de los padres, terminan contribuyendo en su repudiable labor. Sin embargo, existen cuidados y acciones que los padres pueden adelantar para reducir el riesgo y evitar que sus pequeños caigan en estas
redes criminales.

Estas son algunas de ellas: no comparta imágenes de sus niños en situaciones que puedan ser sacadas de contexto. Nunca divulgue en redes sociales si sus hijos están solos en casa. Evite hacer públicas las discusiones o peleas que tenga con sus hijos. Hable con sus hijos de manera franca y directa de los riesgos que pueden encontrar en línea. Estimule a los niños a denunciar y a contarle cualquier conducta comprometedora. Recuerde que la confianza y el control son las claves para evitar ser víctimas.

Recuerde que los delincuentes sexuales trabajan duramente en crear barreras entre sus víctimas potenciales y sus familiares: buscan que se sientan solas, abandonadas o incomprendidas.