Lenín Moreno reformó el reglamento para otorgar indu…
Nuevo gerente del Biess gestionará reducción de la t…
Samborondón aprueba ordenanza de estímulos para acti…
Fiscalía emitió un rechazo público sobre la actuació…
El gobierno de Guillermo Lasso será la octava admini…
El agua volvió a los valles de Quito tras culminació…
En Manabí se coloca la segunda dosis de la vacuna co…
Ambato se mantendrá en semáforo amarillo hasta el 31…

El perverso juego del socialismo

El establecer en la Constitución un amplio número de derechos para el acceso gratuito a todo: salud, educación, seguridad social, etc., sin realizar un estudio del costo que pagamos todos para sostener en el tiempo estos servicios, es simplemente un juego y un engaño perverso del socialismo, pues que se entienda bien, el Estado no genera riqueza, únicamente administra la riqueza que generamos todos (pobres y ricos); he ahí el pequeño detalle; y, en los últimos tiempos, lamentablemente, el Estado ha demostrado ser un pésimo administrador, quebrando una infinidad de instituciones, con una deuda eterna; autor y cómplice de la debacle económica, jamás ocurrido en todos los tiempos. Pero administrar es en realidad es el papel central de la economía pragmática: administrar los “escasos recursos” para satisfacer una infinidad de “necesidades humanas”; y, como en el hogar, no es necesario de modelos matemáticos complejos; es tan simple como sumar y restar: no puedo gastar más de lo que tengo; no puedo endeudarme más allá de mi capacidad de pago; y si puedo invertir, primero ahorro y luego analizo si es factible o no la inversión; en el mejor de los casos con una parte de deuda y otra con fondos de ahorro. Es hora entonces, de abrir los ojos a esta realidad y mirar que de la política demagógica solo viven bien unos pocos; a costa del pueblo; pasemos entonces a una sana administración pública, que practique la transparencia, la eficiencia y la sensatez. ¿No sería mejor cambiar las reglas de este juego perverso y pasar a una técnica económica que salde cuentas, busque alternativas innovadoras de ingresos, ajustando la obesidad, eliminando definitivamente el despilfarro y la corrupción; y que promueva realmente el emprendimiento, el empleo y la generación de riqueza?