18 de diciembre de 2019 00:00

Partidos y reformas electorales

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 5
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 6
Santiago Cahuasquí Cevallos

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Las listas abiertas (panachage), instituidas en la Consulta Popular de 1997, convirtieron a los partidos políticos en un mero recipiente de candidaturas, favoreciendo lo que siempre se quiso evitar desde el regreso a la democracia: la personalización de la política. Una consulta parcial y mal formulada, según expertos como Flavia Freidenberg y Simón Pachano, terminó instituyendo un modelo en el cual la suma de los votos de cada partido, tuvo efectos más procedimentales que sustantivos (determinación del fondo partidario y cálculo de la proporción alcanzada por cada lista).

En este sentido, uno de los elementos que contribuyó a la erosión del régimen de partidos y que no fue corregido ni por la Constitución de 2008, ni por el Código de la Democracia de 2009, fue la combinación indiscriminada de listas abiertas y voto personalizado múltiple, bajo el falso argumento de mejorar la representación. Las consecuencias fueron nefastas para un sistema valorado como uno de los menos institucionalizados en América Latina: conflicto intrapartidario, cortapisa en el despliegue de la paridad, serias complicaciones en el proceso de escrutinio y, sobre todo, un funcionamiento partidario que priorizó a las personalidades y al marketing, por sobre las propuestas programáticas. Las listas cerradas son un paso para el fortalecimiento de los partidos políticos. El reto ahora es mejorar los mecanismos de democracia interna.  

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (11)
No (1)