Defendiendo la maglia
El comercio decae por la alta inseguridad en Esmeraldas
Destitución de Llori enfrenta otra traba y oposición…
Dos productos frenan el TLC con México
Los planes de contingencia en mercados de Quito se a…
La justicia en Ecuador enfrenta cinco problemas complejos
Salud destina USD 20 millones para dotar de medicina…
Karla Kanora explora con la cumbia y la marimba

PARANOIA

Muchos liderazgos en el mundo se van construyendo como respuesta a las tensiones que la responsabilidad provoca ante la falta de respuestas a los compromisos adquiridos que a veces son mucho más complejos de lo que prometieron sus ofertantes. Todo liderazgo paranoide está centrado en un pensamiento proyectivo, hostil, suspicaz, autorreferencial, de ideas delirantes, de miedo a la pérdida de la autonomía así como los sentimientos e ideas de grandeza que hacen difícil el trato con este tipo de personas, el sentirse engañados, fastidiados o el creer que todas las frases que escuchan van en su contra, que le son hirientes o que atentan contra su vida hace que recuerden por mucho tiempo actos de supuesta persecución o rebelión que deben ser vengados de cualquier modo. La reacción desproporcionada ante acontecimientos ambiguos hace a estas personas muy desconfiadas. Maquiavelo dice: “Así pues, encuentras enemigos en todos aquellos a quienes has injuriado al ocupar sus dominios, y no puedes mantener la amistad de los que te ayudaron a mantener esta posesión, ya que no serás capaz de satisfacer sus esperanzas”. Las amenazas y represalias que con frecuencia expresan estos liderazgos llegan a provocar miedo hasta en los miembros de la misma organización a la que pertenecen, el supuesto peligro o temor a la pérdida del poder alcanzado con tanto esfuerzo contradice el papel de grandes inventores o brillantes filósofos que creen pueden planificar de forma magistral el universo al que tienen el delirio de devolverle su perdido estado de felicidad.