EE.UU. pide a vacunados llevar mascarilla en interio…
La iniciativa Consenso por el Empleo generó 12 propu…
Comisión legislativa recibió otra propuesta para Ley…
Problema informático de CNT afecta trámites en la &#…
Canadiense Dundee Precious Metals adquirió el proyec…
El BID aprobó un crédito de USD 300 millones para Ecuador
Ministerio de Producción inició la construcción de l…
Variante colombiana, ausente en los registros del MS…

Paperclip y Prometeo

Es la portada en la revista Time de febrero de 1958. En primer plano un rostro satisfecho, de mirada penetrante, parece no ocultar nada; en segundo plano, una marejada de fuego y un misil en el cielo. El rostro pertenece a Wernher von Braun, mentor de la industria aeroespacial en los EE.UU., quien junto a más de 1600 líderes y partidarios Nazi contribuirían al desarrollo científico y tecnológico de tal nación.

El misil es de la clase Saturno, creación de von Braun, tecnología que puso al hombre en la luna y heredera de los misiles V2, que segaron la vida de miles de ingleses durante la Segunda Guerra Mundial. La “Operación Sujetapapeles” (“Paperclip”), llamada así porque en los expedientes del personal Nazi se colocaba un “clip” para señalar que sus crímenes habían sido olvidados, fue un proceso secreto en la carrera tecnológica de los EE.UU. contra la Unión Soviética.

En su libro “Ciencia, Tecnología y Reparaciones”, John Gimbel estima un beneficio, como consecuencia de Paperclip, cercano a los 10 mil millones de dólares en patentes y procesos industriales. El más reciente intento por parte de Ecuador fue el “Programa Prometeo”, cuyos resultados, si alguno, debieron traducirse en beneficios económicos. Seguramente no miles de millones de dólares, pero queda la pregunta que muchos ecuatorianos nos hacemos sobre la contribución que dicho programa y sus científicos tuvieron para la nación ecuatoriana.