Humedad de cuenca amazónica crea lluvias en el calle…
Policía detiene a pieza clave por el asesinato de Ál…
Horas, placas: El Hoy no circula se aplica en Quito …
Arqueólogos hallan en España fosas con fusilados de …
Facebook retira video en que Bolsonaro vincula vacun…
Los fallecidos en avalancha del Chimborazo residían …
La clase media en Ecuador viene cayendo desde el 2018
La MLS, el nuevo mercado del futbolista ecuatoriano

Nunca más pandemias gubernativas como la de Lenín Moreno

Recibir un gobierno de manos de Moreno es una prueba de fuego; pocas veces un gobernante ecuatoriano tendría que recibir el país en condiciones tan catastróficas, en lo económico y moral, que están llevando a la desesperación a todos los sectores de la población.

Las consecuencias y efectos son más grandes cada día: desempleo, delincuencia, corrupción generalizada, atraso en los pagos de salarios a maestros y empleados públicos, falta de medicinas y atención en los hospitales públicos y del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, IESS…

El Estado necesita mensualmente USD 1500 millones, los ingresos no sostienen a los egresos de los roles.

La actual situación del Ecuador requiere de un gran presidente que actuando con convicción y decisión, lleve a cabo los cambios y transformaciones necesarios, que batalle por los intereses populares; no folclóricos candidatos que prometen que en caso de ganar harán campeón de la Copa Libertadores de América a un equipo, como si viviéramos solo del fútbol u otro populista del nefasto correísmo que aspira a solucionar los problemas con relaciones de la empobrecida Cuba y Rusia, rechacemos también a oligarcas convertidos en populistas.

Si sabemos que con una pésima economía no se puede ser buen presidente; entonces hay que revisar cifras con los candidatos y discutir sus planteamientos con proyección, porque el pueblo necesita que le digan la verdad.

Suplementos digitales