Universitarios de Manta dan una paliza a un supuesto…
Cinco entidades no están autorizadas a realizar camb…
Viteri entra a la campaña por el municipio de Guayaquil
Viteri pide al Gobierno resultados en tema de seguridad
Recicladores de base accederán a la certificación po…
Ministerio de Energía socializa Ronda Petrolera Intr…
Lasso se disculpa con gobierno de Duque por venta de avión
Dos investigaciones en curso por la violación de est…

Cartas al director / 31 de diciembre del 2021

¡Entendámonos para gobernar!

El Econ. Alberto Dahik Garzozi, resuelve paradisíacamente la problemática del país; pero es preciso ciertas acotaciones, por cuanto se trata de un ex Presidente de la República, encargado; y Vicepresidente titular, que tuvo el poder para cambiarlo.

”La ley obliga en forma ridícula que el Estado pague el 40% de las pensiones de los ciudadanos”, dice. Recordemos al Econ. que la Misión Kemmerer, dirigida por el Dr. de cuyo nombre la tomó, fue ilustre profesor de la Universidad de Princeton, consultor económico, social y laboral de los gobiernos de Alemania, México, Polonia, Colombia, Chile, Guatemala, Filipinas, India, Egipto y otros, habiendo recomendado, luego de que la Revolución Juliana “puso término al manejo perverso de la plutocracia y la bancocracia con la emisión de billetes sin respaldo oro”, la creación del Banco Central del Ecuador.

Además, la Caja de Pensiones, la Contraloría General del Estado, la Superintendencia de Bancos, las Direcciones de Aduanas, del Tesoro, del Presupuesto, de Obras Públicas, de Ingresos. Con la Caja de Pensiones (marzo de 1927) modernizó la visión filosófica de respeto al ser humano y su protección en el desarrollo socioeconómico, fundamentalmente para la clase trabajadora; consecuentemente, determinó que es deber primordial del Estado el aseguramiento del financiamiento de las prestaciones sociales.

Pero no se le dejó solo al Estado, sino que se añadió el aporte de los empleadores y de los trabajadores. (Rafael Correa retiró temporalmente el aporte del Estado, pero para cuando lo necesite la Seguridad Social, el Estado deberá aportar). El Econ. Dahik de un plumazo quiere abolir el acceso a derechos innatos al ser humano! y reconocidos en tratados y convenios internacionales de los que el país es miembro.

“40 años de subsidio a los combustibles, que son US$ 80 mil millones”. Se debe anualizar la balanza comercial de este rubro, que según expertos, por ejemplo este año es positiva en US$ 150 millones.

“Expansión del gasto público del 22% del PIB en 2006 a 45% en 2015, y US$ 300 millones en ascensos, …”.

Rafael Correa creó 65 entidades que hasta triplican funciones; estableció “la Escala Superior” que va de USS 3 000 a USD
6 000, e ingresaron 160.000 personas!, que se dedicaron a ser soportes activistas del gobierno en las calles y plazas del país.

César Aurelio Molina Pérez

La esperanza de un verdadero cambio para el 2022

A los siete meses de gobierno, el cambio no se experimenta, cambio que deberá permitir superar aquellos índices de pobreza, de desempleo, de desesperanza. No se observan cambios de políticas que se dirijan hacia ese objetivo.

Los resultados de esta falta de políticas tendientes a superar la desigualdad, la inequidad, el aumento de la brecha entre ricos y pobres, hace pensar que peligramos el retorno de regímenes totalitarios; ejemplos claros de no dar la importancia necesaria a estos hechos, es lo acontecido en Perú y Chile en las últimas elecciones. Es el resultado de solamente tomar atención a los grandes grupos económicos que dominan las economías de los países, especialmente de esta parte de América. En Chile y Perú han triunfado aquellas tesis de lograr economías justas, lo mismo dicen las encuestas de Colombia, posiblemente triunfe aquel candidato con iguales ideas.

El secreto para desbaratar estas ideas de socialismo moderno es hacer gobiernos que se dirijan a apoyar a aquellos grupos que siempre han sido los más desprotegidos, superando la pobreza y tratando de ser más equitativos en la distribución de los ingresos, que las políticas públicas vayan hacia estos grupos y no hacia aquellos que siempre han sido los favorecidos y se han enriquecido con la explotación de los más pobres.

Cuidado se vaya a pensar en un populismo cualquiera, esa no es la idea, es sobrellevar políticas justas y no explotadoras, una justicia social que abone al desarrollo de los países. Vamos hacia allá, caso contrario corremos el riesgo de estar gobernados por aquellos que durante 14 años solamente han llenado sus bolsillos, con el engaño y la corrupción, vamos hacia un nuevo país.

Presidente vamos a gobernar sin soberbia, con absoluta humildad, escuchando a aquel que no comulga con nuestras ideas, ellos también tienen derecho de expresarse. Ojalá el próximo año sea el gobierno del cambio para ver a nuestro país florecer. Felicidades a todos.  

Romel Merchán Herrera

La deuda de los políticos al fin de año 2021

En nuestra sociedad es costumbre que por fin de año se “queme” todo lo malo que se ha hecho durante el año que está por fenecer y se perciba un aire de esperanzas en el nuevo año; tradición que podemos aplicar a la política del momento.

Bajo esta consideración, la Asamblea Nacional está en deuda con sus electores; tiene que rectificar en varios aspectos: menos juicios políticos y más legislación; utilizar mejor el tiempo, no es justo que consuman meses en discusiones improductivas sin ningún resultado que beneficie al pueblo. Sean un apoyo al gobierno, no una barrera; opten por una crítica constructiva y mejoren lo que hay que mejorar.

Los políticos en general deben olvidarse por un buen tiempo las luchas ideológicas y ofertas populistas que han ilusionado a los ingenuos, pero que al final son solo humo que se lleva el viento. Mojen el poncho, como dice un adagio, apoyando al Ejecutivo en la solución de problemas y dejen de pensar en las próximas elecciones. Al pueblo no le importa el color de un partido político, necesita que le den una forma de vida digna y de esperanza.

A los dirigentes políticos, especialmente de la Conaie, dejen gobernar, no se opongan a todo, sin saber ni siquiera qué quieren, reclamen lo que les han marginado durante siglos; no representan a todo el campesinado, ni siquiera a todo el pueblo indígena, entonces respeten los derechos de la mayoría.

A los dirigentes sindicales, dejen de pensar en conservar sus canonjías y hagan algo por esos cinco millones, sobre todo de jóvenes y mujeres, que no tienen un trabajo digno.

A quienes son parte de la Función Judicial es importante más celeridad en los juicios; están cayendo en la impunidad con juicios que demoran meses y años en el proceso de investigación. Retomen juicios pendientes desde la época de la revolución ciudadana, como viajes del ex dictador, obras monumentales, desperdicio de recursos, ataque a los DD.HH. de los opositores. Además, hagan algo por recuperar lo robado, que tanta falta nos hace ahora; ya se están liberando a los pocos presos con la justificación de buena conducta, pero se olvidan que parte de la sentencia es la devolución de lo robado. Qué pasa con los prófugos, no regresa ni uno solo y la colaboración de la Interpol, bien no más.

Y al Gobierno, es necesario más celeridad en la elaboración y envío de proyectos de ley, como la reforma laboral, la de inversión; mano dura con los vándalos y anarquistas inconformes con todo, defienda los derechos de los que vivimos en esta bella ciudad de Quito; de más atención a la seguridad dentro y fuera de las cárceles, no dialogue con criminales desalmados; creo que está fallando en el ataque a la corrupción, no puede encargar esta función a una comisión burocrática dependiente del Ejecutivo, simplemente apoye a la comisión ya existente nacida de los diferentes sectores de la sociedad. Feliz Año Nuevo. 

C. Wellington Ríos Villafuerte