14 de mayo de 2019 00:00

Que otros salven al IESS

valore
Descrición
Indignado 14
Triste 3
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 43
Guillermo Falconí Morales

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Si nos roban un bien imprescindible para nuestra sobrevivencia, lo reponemos con esfuerzo y sacrificio, a pesar de la indignación y rabia que nos causa el daño infringido. Lamentarnos de por vida solo nos amargará la existencia, y si anhelamos apresar al ladrón y que nos devuelva el bien sustraído, esperaremos sentados. Decir que el correato acabó con el IESS no es novedad, pero lo triste es que nadie está dispuesto a arrimar el hombro para salvarlo, a pretexto de que unos vivos se feriaron los fondos de los afiliados. Es verdad que algún responsable de poca monta del golpe asestado al IESS está preso, pero los capos están prófugos y se declaran perseguidos políticos.

En la práctica, poco se gana con que los pillos vayan a la cárcel porque el daño es inconmensurable y el botín está a buen recaudo. Furibundos dirigentes manifiestan que lucharán “hasta las últimas consecuencias” para que no se incremente la edad de jubilación ni se reformule el cálculo de la pensión, para que continúen atendiéndose quienes nada aportan y para que el Gobierno pague lo que otros malgastaron. Sin un cabal conocimiento técnico de la problemática del Instituto y sus potenciales soluciones, no será posible salvarlo sin sacrificios y concesiones de lado y lado. Guarden la retórica para otra campaña. Si no se implementan correctivos urgentes y dolorosos, solo será cuestión de tiempo asistir al velorio del difunto.  

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (24)
No (7)