Conduzca con cuidado por estas 26 vías estatales
Corte Constitucional pide nueva reforma migratoria e…
Guayaquil suma 58 actos de terrorismo
Los vecinos guardan silencio sobre el atentado en Cr…
Más de 1 millón de perros y gatos deambulan por Quito
Gobierno desconoce la designación de Raúl González c…
UNE se movilizará para advertir a la Procuraduría so…
Un conjunto residencial es el blanco de la delincuen…

Oración por Karina

Nuestra ciudad está enferma, se ha contaminado. Sus moradores están siendo consumidos por oscuras pasiones. Cesa el regocijo y termina la alegría. He aquí el hombre que, altivo y cuellierguido mira con ojos descompuestos a los seres más frágiles. Dentro de su pecho late con dificultad su corazón de piedra, y sus arterias esclerosadas impiden el flujo piadoso de la sangre. Cobarde oculta su pecado, lo disimula. Orgulloso pregona por los umbríos senderos una multitud de vanidades. Camina con ojos ciegos y sordos sus oídos. Con su boca vocifera iniquidades. Deambula entontecido por el vino. Busca con torpeza los placeres de la carne, a cualquier precio. No tiene freno. Parece caballo desbocado. Su presencia avergüenza a todo un pueblo y a la humanidad entera. Con profundo enojo y pesar observo que, ya no está sólo, a otros su maldad ha contagiado. Como ahogado que ansioso busca una bocanada de aire, clamo a Dios por justicia, porque brille la verdad, porque oigan los sordos y los ciegos miren para ver. Imploro porque sus corazones se transformen en carne y por sus arterias renovadas circulen los nutrientes del arrepentimiento y el temor de Dios. ¿Hasta cuándo ha de durar este dolor tan insoportable de ver a un hombre enfurecido romper en mil pedazos la integridad de las delicadas fibras del corazón ajeno?

Suplementos digitales