Destitución presidencial, un recurso difícil de lograr
Gobierno analiza propuestas para la reactivación económica
El diálogo entre Gobierno y Conaie quedó sin fundamento
El pedido correísta de destitución de Lasso, sin res…
Baños de Agua Santa afectada por aluvión; un falleci…
Edad no impide aprender nuevos talentos
Con registro, usuarios lograron comprar gas doméstic…
La Asamblea de los Pueblos se realizó en Casa de la Cultura

Nuevo alcalde

Un verdadero baratillo de ofertas de los más variopintos ofrecimientos estamos escuchando de los candidatos a la alcaldía de Quito, demagógicamente audaces, que van desde ofrecernos miles de plazas de empleo, combate a la delincuencia y a la corrupción, creación de centros educativos hasta comités municipales barriales y bancos a domicilio, es decir una demagogia populista que lo único que van a crear es más burocracia y por ende más impuestos.

Señores candidatos, el pueblo no es tonto y sabrá escoger con sabiduría a la persona más visionaria. Una verdadera alcaldía deberá sustentarse en tres pilares administrativos que son una efectiva gestión de recolección de la basura, el transporte y las obras de vialidad. Las vías están colapsadas, ya cumplieron su vida útil, el volumen del tránsito es cada vez mayor que la capacidad vial, y urge planificar ya las nuevas rutas longitudinales de la ciudad del futuro para aliviar la congestión vehicular como por ejemplo el proyectar una nueva avenida occidental de alta velocidad y otra vía elevada oriental que unan los extremos Norte Sur, y que absorban el creciente parque automotor.

Señores candidatos, no estén confiados en que la ciudadanía guardará sus autos con la inauguración del Metro, por el contrario, según los expertos el parque automotor de la capital se duplicará en apenas 10 años. Planifiquemos a futuro.