Lasso pronunciará, este 24 de mayo, su informe tras …
Colores del Ecuador alumbran España, México y Austra…
Cierre y vías alternas por deslizamiento en la Alóag…
Conozca los desvíos en el centro de Guayaquil este 2…
Se registran cierres viales por actividades del Bicentenario
Estas son las restricciones del Pico y placa del 24 …
Si tiene infección respiratoria aguda es preferible …
Sucre, ‘el bellaco’ para las fuerzas realistas

Mirarse al espejo

Si nos miramos al espejo y vemos reflejada nuestra silueta con una imagen de tranquilidad, serenidad, una paz profunda y razonablemente la encontramos con una semblanza de vitalidad y de buen ánimo, podemos pensar que nuestra vida se está desarrollando de forma normal y todavía con un sincero afán de conseguir logros positivos y agradables.

No puede ser de otra manera, no podemos dejarnos caer en un estado de incertidumbre y depresión, siendo que la situación actual que vivimos puede llevarnos a caer en un estado de angustia y desesperación. Es infamante ver cómo se producen innumerables fallecimientos causados por el corona virus (covid-19), ante la impotencia del personal médico para evitarlos, pues las terribles congestiones existentes, la falta de medicamentos, el hacinamiento en las casas de salud, contribuirían a que se produjeran dichos acontecimientos trágicos.

Sería de esperarse con angustia y desesperación que el nuevo Gobierno, presidido por el Presidente Electo, Sr. Guillermo Lasso y su grupo de colaboradores, especialmente con su Vicepresidente, el Dr. Alfredo Borrero y su Ministra de Salud, Dra. Ximena Garzón, logren acelerar y completar urgentemente con todo el proceso de vacunación que se ha ofrecido, de por lo menos llegar a nueve millones de la población en sus primeros 100 días de su gobierno y si más adelante se agregara entre uno y dos millones más, contaríamos con 10 u once millones de vacunados, que sería ya un poco más del 60% de nuestra población de algo más de 17 millones doscientos mil, con lo que podríamos decir que se conseguiría la inmunidad de rebaño.

Israel con una población de alrededor de nueve y medio millones, ya ha vacunado el 60% de su población, quiere decir alrededor de unos seis millones y puede darse el lujo de reiniciar sus actividades normales, de reapertura de negocios, reencuentros familiares y sin utilización ya de mascarillas. Se puede apreciar que realmente es un milagro divino, pero también se debe a la disciplina, de su población, que cumple a cabalidad las disposiciones de sus gobernantes, su poderío económico y claro su alto desarrollo tecnológico y enormes posibilidades de acceso a las vacunas.
Federico García Lorca dijo: “Desechad tristezas y melancolías. La vida es amable, tiene pocos días y tan solo ahora la hemos de gozar”.