5 de agosto de 2019 00:00

80 millones de dólares

valore
Descrición
Indignado 41
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 23
Carlos Arboleda Heredia

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Fui gerente de la AGD durante 8 meses entre 2004 y 2005. Puse atención a intentar cobrar los valores más grandes y, a los deudores más poderosos. Para ello impulsé el juicio contra Fernando Aspiazu propietario del Banco del Progreso. El monto con que el banquero Aspiazu perjudicó a sus clientes era de 440 millones y, por ese monto Aspiazu se convirtió en deudor del Estado. Obtuve las dos primeras sentencias a favor de la AGD, las cuales condenaban a Aspiazu pagar el capital mencionado, más intereses y multas. Apenas salió la segunda sentencia, se derrocó a Gutiérrez y se me acusó de peculado por haber contratado, con toda base legal, al abogado que obtuvo sentencias a favor de AGD; se dictó orden de prisión provisional en mi contra. Me mantuvieron preso, “para investigación”, durante 29 meses. Salí libre, sin haber sido sentenciado. La Asamblea Constituyente me concedió amnistía y reconoció que yo había sufrido persecución política y prisión ilegítima. Al recuperar mi libertad conocí que Aspiazu alargó el juicio con alegatos absurdos llegando a presentar recurso de casación que le fue negado por la entonces Corte Suprema de Justicia que, en base del peritaje de daños y perjuicios estableció la sanción definitiva contra Fernando Aspiazu, en USD 880 millones. El juez correspondiente dictó el Auto de pago, que llegó al gerente de turno en AGD. Hoy la CFN informa que va a rematar pinturas incautadas a los bancos cerrados cuando la obligación de los entes estatales es cobrar: USD 880 millones a Aspiazu, uno de los más ricos del Ecuador.

Por mi parte, en 2010 demandé al Estado por daño moral, pidiendo sanción contra los miembros de la Función Judicial que me mantuvieron preso 29 meses en la Penitenciaría del Litoral por haber ganado un juicio a favor del Estado (lo cual creo que nadie lo ha logrado), pero la justicia no atiende mi demanda en estos últimos nueve años, pese a que el Estado ya reconoció el daño que sus funcionarios me causaron. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (24)
No (1)