Lasso designa representantes para siete embajadas
El molnupiravir, el antiviral contra la covid, se ve…
Mujer condenada por homicidio al supuestamente abor…
Estudiante plasmó su lucha contra el cáncer en un cuento
Lima tiene 10 millones de habitantes, la mayoría mujeres
Dos sentenciados en el caso Odebrecht han muerto con…
Diferencias sobre el Plan Anual de Contratación 2022…
Ecuador adopta el entintado de billetes ante robos

Cartas al director / 14 de enero de 2022

Consejo de la Judicatura, ¿garantista de que?

Causa sentimiento de reproche y hasta desprecio tener que referirse a la justicia y a ciertos operadores de los juzgados, tribunales y cortes en el Ecuador, pero más indignación causa conocer que el Consejo de la Judicatura no cumple con sus funciones para erradicar a los jueces que no aplican la ley y cometen graves errores y hasta delitos tipificados como tales, por el Art. 268 del Código Integral Penal, al fallar en contra de leyes expresas, perpetuando la inseguridad jurídica.

Conozco de casos en los que no se ha investigado las causas de las denuncias en contra de los jueces del Tribunal Contencioso Administrativo que vienen violando la Primera disposición transitoria del COGEP al declarar ilegales Abandonos de causas, para tener menos trabajo y disminuir el número de juicios a continuar con los trámites respectivos.  

Gustavo Chiriboga Castro

Recogedores de esperanzas

Se los observa todos los días en la noche o en el día, solitarios, en parejas o en grupos caminantes con criaturas en brazos de familias enteras, con sus bicicletas o triciclos, pedaleando o empujando, recogiendo valiosas preseas, que para unos son desechos y para ellos se transforman, en el pan del que fueron privados como huérfanos, en su propia frontera.

Son el fruto de una política corrupta, indolente y maquiavélica, que hirió de muerte nuestra tierra; y a pesar de toda esta tragedia y la indiferencia del resto, que se acomoda a la marea, nuestra América continúa sangrando, desarmando familias, mendigando la vida y buscando caminos lejos de su patria y su abrigo, que un día, fue el sueño legítimo de un pueblo amigo.

Surgieron los gritos de unos lobos rapaces con discursos libertarios, engañadores de casta, que anunciaron el cambio, incluso de lo que todavía de alguna manera servía. Mas, se llevaron a diario, la riqueza que a otros pertenecía y por su astucia y carencia de amor y nobleza, despojaron al pobre de su única pieza. Ahora, el calendario marca la primicia del mes que comienza, muchos sueños y esperanzas nos esperan, confiados por la mismísima fe que un día, nos unió en fraterna lucha por la independencia. Nuestra América anhela, que días mejores provean de ilusión al niño por regresar a la escuela y a sus padres por un empleo digno, que los sostenga.  

Bladimir Tobar Cazares

Vergüenza nacional

El Ecuador se ha visto humillado por el descubrimiento o constatación de problemas, tanto de corrupción como de incapacidad profesional, por pronunciamientos de entidades o países distintos al nuestro. Es una realidad humillante confirmar que somos incapaces de esas determinaciones por actividad o voluntad propia: ¿incapacidad o complicidad? Cualquiera de las dos condiciones es motivo de vergüenza para todos los ecuatorianos.

No es posible que, en casos evidentes de corrupción, ya sea de funcionarios de gobierno, jueces o fiscales, las entidades nacionales no tengan la posibilidad de detectarlos. No sé para qué existe un Consejo de la Judicatura, si solo se dedica a problemas administrativos, sin “percatarse” de las otras irregularidades. 

José M. Jalil

Suplementos digitales