Dos organizaciones de mafia italiana fueron arrestad…
¿Cuál es la multa por conducir sin cinturón de seguridad?
Así los artesanos y mypimes pueden acceder al crédit…
¿Cómo la Policía realiza una detonación controlada?
Lo que se sabe del último test Transformar de la Senescyt
EE.UU. colaborará con Ecuador en indagación de atent…
Familias viven en medio de los estragos de la explos…
Cerca de 157 menores fallecieron por sarampión en Zimbabue

La jubilación y la nueva vida

La vejez en la mayoría de casos lleva a sus espaldas bártulos de recuerdos pasados, convencidos de que “todo tiempo pasado fue mejor “y terminan el día orando y pensando en sus exequias, como si fuera la última noche de su otoño. Muchos son lacónicos, estoicos y de pocas palabras; con corazón blindado perdieron la capacidad de tolerar, compadecer y hasta de amar. Advierten solamente de su piel para adentro y son presos de dudas y desconfianza con propios y extraños. Convencidos de su incapacidad de producir perviven sobrios y austeros aferrados al pasado evocando sus pretéritos éxitos y sus hazañas dantescas, muchas veces imaginarias.

El retiro o jubilación es para esa población la gota que derramó el vaso y trae consigo la apatía, la tristeza y la depresión. Se sienten inactivos, abatidos, como muertos insepultos. Estudios sociales nacionales (Dr. Proaño Maya) revelan un trato injusto y discriminatorio para los jubilados. Envejecieron en un escritorio, caminaron diariamente la misma ruta y recibieron un salario mínimo para sus necesidades.

“La clase dominante es la que impone a las personas de edad su estatuto, y el conjunto de la población activa es su cómplice” (Simone de Beauvoir). Se amoldaron a ese esquema rutinario y su horizonte fue reducido y convencional.

Ignoraron el esplendor del cielo, la frescura del césped, la hermosura de una flor o el ensueño de una melodía. No hubo tiempo para leer a Cervantes ni admirar un Degas…

En el hogar la imagen del padre es destituida y reemplazada por el hijo. Menciona Freud que “En el cristianismo ha habido una reconciliación, pues Cristo pasó a primer plano” Sin embargo los creyentes recuerdan las palabras de su Señor que “Hay que nacer de nuevo” y aprender a envejecer con dignidad. Renacer rescatando los mimos de tu compañero (a), la visita a tu familia cercana y lejana, la conversación con tu vecino, la cita con tus amigos del alma, descubriendo un nuevo deporte, encontrando nuevos colores y sabores de esta vida; que no queden cabos sueltos antes del último viaje.

No jubileo sino júbilo para los últimos Abriles que quedan por vivir. Leer, cantar, bailar, viajar, soñar y resistir en momentos álgidos como en esta maldita pandemia. En la Eternidad, si es que existe, o en el “Reino de este mundo” analizaremos el inventario de esta existencia y festejaremos la Nueva Vida… Si, ¡La nueva vida!