Estudiante pide a profesor reprogramar examen por pa…
CorteIDH condena a Ecuador por ejecución extrajudici…
¿El Metro de Quito operará en diciembre?
La Fiscalía investiga la muerte violenta del Directo…
FUT anuncia movilización, exige crear política gener…
Salarios sectoriales en Ecuador incrementarán 5,8% en 2023
Investigan secuestro de ciudadano chileno en Ecuador
En Valencia incautan 5,6 toneladas de cocaína, el ma…

Incoherencia

El alcalde Augusto Barrera, en estos días realizó una invitación a "todos" los ecuatorianos, para que vengan a visitar a Quito durante el mes de agosto, para los actos artísticos, culturales, cívicos. Sin embargo, está vigente la Ordenanza 213, y en la página de internet de la Corpaire- Revisión Vehicular, señalan que todo vehículo liviano de uso particular (automóvil, camioneta, 4x4) que circule "temporalmente" en el Distrito Metropolitano, está obligado a hacer la revisión vehicular, o será multado.

Así, un turista que resida en cualquier cantón del país, fuera de Distrito Metropolitano, y que tiene legalmente matriculado su vehículo liviano de uso particular, en el cantón donde reside, si desea aceptar la invitación del alcalde Barrera, deberá "primero" pagar y hacer la revisión vehicular o enfrentar el pago de la multa.

Esta ordenanza, desde que fue publicada hace años, ha sido cuestionada por inconstitucional, por violar el derecho a la libre circulación de los ecuatorianos que residen fuera del Distrito. El alcalde Barrera debe solucionar esta inconstitucionalidad, y plantear el cambio en la ordenanza, para que los vehículos livianos de uso particular, de los turistas (esto es, de los que vienen a visitar a Quito; a realizar compras, pues los mejores centros comerciales están en Quito; a atender su salud, pues los mejores hospitales y clínicas están en Quito; a utilizar el aeropuerto, que es de todos los ecuatorianos; a visitar a familiares; a realizar gestiones en instituciones del Gobierno central), para que se respete el derecho constitucional a la libre circulación de todos los ecuatorianos que residen fuera del Distrito. ¡Ya basta de incoherencias!