15 de marzo de 2019 00:00

La igualdad y la fraternidad de la Revolución francesa discriminaron a la mujer

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 0
César Burgos Flor

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

No nos enseñan en colegios y universidades de nuestro país que la Revolución francesa (1789), que fue tomada como ejemplo de libertad para las colonias españolas de América, discriminó a la mujer. Pues bien, esta Revolución, que proclamó los derechos del hombre y del ciudadano, mandó a la guillotina a la militante revolucionaria Olympia de Gouges por proponer la declaración de los derechos de la mujer y la ciudadana.

La Convención, el Parlamento revolucionario, clausuró todas las asociaciones políticas femeninas y prohibió que las mujeres debatieran con los hombres en condiciones de igualdad. No debían hablar ni votar. Las seguidoras de Olympia de Gouges fueron encerradas en el manicomio. Manon Ronald, esposa del ministro del Interior, también fue ejecutada “por su tendencia antinatural a la actividad política”, pues había traicionado su naturaleza femenina destinada a cuidar el hogar y parir hijos valientes; el bien común, en la Revolución francesa, se fijó en la igualdad y fraternidad, pero no para las mujeres.

Vale también recordar que en 1804 Napoleón se declaró emperador de Francia y dictó un Código Civil, el Código Napoleónico, injusto y vejatorio para las mujeres, por ejemplo, las casadas fueron privadas de derechos, ya que debían obediencia al marido y tenían que seguirlo donde quiera que fuese, necesitaban de su autorización para casi todo.
Es hora de enseñar la otra historia, la que relata lo bueno y lo malo, como la que muestra la dura lucha por la igualdad de las mujeres en el mundo.  

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (1)