10 de agosto de 2018 00:00

El IESS: Un antes y un después

valore
Descrición
Indignado 10
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 6
Contento 7
Rodolfo E. Múñoz Moran

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Quien escribe este artículo, un afiliado de 66 años, y mi esposa somos testigos oculares de lo que era esta institución y de lo que es ahora. Me tocó ver cosas horribles en los dispensarios y hospitales, como por ejemplo la tramitología para una consulta externa en el HTMC de Guayaquil, pues había que hacer una cola caótica para que le busquen la carpeta y llevársela al médico tratante.

Los SS.HH. eran un asco, el servicio de enfermería dio mucho que hablar, los edificios de los dispensarios y hospitales eran tétricos, las camas sin sábanas, colchones mugrosos.

No cabe duda que luego vino una modernización de la infraestructura hospitalaria junto con dispensarios-hospitales, donde se hacen cirugías menores.

He podido ver con mis ojos junto a mi esposa que requiere asistencia especializada que todo ha sido automatizado, nos ha tocado asistir al dispensario-hospital sur Valdivia donde los galenos atienden a los afiliados con una alta calidad y calidez, los departamentos administrativos son rápidos, los turnos se respetan con precisión, y algo que me llama la atención es la permanente vigilancia de la coordinación zonal del IESS Guayas, pues se los ve en todas las instituciones, preguntando a los afiliados si han sido atendidos, resolviendo problemas que nunca faltan, y esto es excelente, pues permite la optimización de los recursos humanos para producir una gran atención.

¡Este es el IESS de ahora! Que hay fallas que corregir por supuesto que las hay, pues ningún sistema en el mundo es perfecto, y deben corregirse. Pero si comparamos el IESS de antes con el IESS de ahora, la diferencia es abismal y negarlo sería tapar el sol con un dedo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (18)
No (6)